martes 19 de junio del 2018

Iniciativas científicas para mejorar la papaya

Creditos:


Categoria: Ciencia y tecnología

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Iniciativas científicas para mejorar la papaya
Moisés, hijo de un productor agricultor, se dedicó desde temprana edad al cultivo de tomate, calabaza, chile habanero y diversos frutos, pero uno de los más importantes en su carrera fue el cultivo de papaya (Carica papaya), en el que incursionó en 2007. La primera vez sembró aproximadamente nueve hectáreas[...]


Compartir esto

Mérida, Yucatán, jueves 24 de mayo del 2018.-

Moisés, hijo de un productor agricultor, se dedicó desde temprana edad al cultivo de tomate, calabaza, chile habanero y diversos frutos, pero uno de los más importantes en su carrera fue el cultivo de papaya (Carica papaya), en el que incursionó en 2007.

La primera vez sembró aproximadamente nueve hectáreas de papaya maradol y posteriormente papaya mulata. Color, sabor y buena producción eran las características que se buscaban de aquellos cultivos. Las segundas ofrecían tamaños más grandes, pero resultaban excesivos para el mercado nacional y estadounidense, al que se exportaban mayormente.

En 2010, los norteamericanos cerraron la importación de papaya. Se pusieron demasiado estrictos en los requerimientos del mercado. Eso generó un desplome en los precios de la fruta. Desgraciadamente, a mi empresa la agarra con una producción de 60 hectáreas de papaya, teníamos una fuerte inversión de entre seis y siete millones de pesos, y no se pudo recuperar prácticamente nada”, relató a la Agencia Informativa Conacyt.

Iniciativas científicas para el mejoramiento de la papaya

En 2008, se secuenció por primera vez el genoma completo de Carica papaya, un avance significativo en el conocimiento de las bases moleculares de la biología floral, de la resistencia a enfermedades y del comportamiento de este frutal tropical ante condiciones climáticas adversas.

A nivel nacional, instituciones científicas como el CICY, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej) —todos pertenecientes al Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt—, han desarrollado estudios importantes en torno a la diversidad genética, el manejo poscosecha, el manejo industrial, colecciones de germoplasma, control de enfermedades (principalmente virosis), mejoramiento genético y generación de nuevas variedades.

De acuerdo con Santamaría Fernández, desde el punto de vista científico se han tenido avances importantes en la investigación de este cultivo que pueden posicionar la papaya como un sistema modelo para entender la fisiología de frutales tropicales.

Situación actual de la industria papayera

Como resultado del simposio, Jorge Santamaría y Luisa López se encargaron de coordinar la realización del libro “Situación actual de la industria papayera” en el que investigadores de diversas partes del mundo abordan los temas: situación mundial de la industria papayera; situación de la investigación en papaya en México; la economía del conocimiento; y los resultados de la mesa redonda y las conclusiones generales discutidas como parte del simposio.

“La idea de hacer el libro es dejar plasmado por un lado cuál es la investigación relevante que se ha venido haciendo en México en papaya y que esta pueda trascender al sector productivo para precisamente encontrar temas en común que se están investigado o temas que se requieren investigar. Por otro lado, la idea también era que el libro no fuera algo muy académico, sino que tuviera un tono de divulgación para que pudiese llegar a los productores, así como para el público general”, afirmó López Ochoa.

Como parte del primer tema, se presenta la situación mundial de la papaya en México, Brasil y Costa Rica, principales productores de papaya en América, así como una perspectiva sobre la producción mundial. “En el mundo se producen casi 13 millones de toneladas anuales. De ellas, siete millones se producen en Asia, principalmente en India. En el continente americano se producen cuatro millones de toneladas, principalmente en Brasil y México, mientras que en África se producen anualmente 1.5 millones de toneladas”, señaló Santamaría Fernández.

Economía del conocimiento

La economía del conocimiento aplicada a papaya está relacionada con el patentamiento de estudios realizados en torno a este cultivo, los servicios fitosanitarios y de diagnóstico de enfermedades que ofrece el CICY y el impacto de la inocuidad en la producción.

En México se reportan 41 documentos relativos a solicitudes de patentes en torno a la papaya. Las principales instituciones que han solicitado estas patentes son el Cinvestav, el CICY, el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) y el Ciatej. “Se describe la importancia de contar con un laboratorio de diagnóstico de enfermedades y al servicio del productor, ejemplificado con la labor del Grupo de Estudios Moleculares Aplicados a la Biología (Gembio) del CICY”, apuntó Santamaría Fernández.

A esto se suma la importancia de las buenas prácticas agrícolas para minimizar el riesgo de que los frutos de papaya puedan representar un riesgo para la salud, tema que en 2017 demostró su relevancia tras el brote de salmonelosis en frutos exportados a Estados Unidos.
Necesidad de vincular academia con productores

De acuerdo con los investigadores, las cinco principales limitantes de la producción y exportación en México discutidas durante el foro fueron la inocuidad, la dependencia de una sola variedad, la carencia de tecnologías poscosecha para prolongar la vida de anaquel, la falta de insumos y de un paquete de manejo integral de problemas fitosanitarios, así como de normativas más estrictas para su cumplimiento, además de la desarticulación todavía existente entre el sector académico y el sector productivo.

Agencia Informativa Conacyt


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos