Lunes 25 de Septiembre del 2017

Galería Yawí ofrece arte huichol en el corazón de la Ciudad de México

Creditos:


Categoria: Cultura

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Galería Yawí ofrece arte huichol en el corazón de la Ciudad de México
El colorido maniquí de una mujer realizada con arte huichol mira a los paseantes de la calle Madero, en el Centro Histórico, como invitándolos a pasar a la galería de arte Yawí. Ubicada en la calle Monte de Piedad tiene una ventana que da directo a una de las calles[...]


Compartir esto

Ciudad de México, viernes 14 de Julio del 2017.-

El colorido maniquí de una mujer realizada con arte huichol mira a los paseantes de la calle Madero, en el Centro Histórico, como invitándolos a pasar a la galería de arte Yawí.

Ubicada en la calle Monte de Piedad tiene una ventana que da directo a una de las calles más recorridas de la capital mexicana; el recinto, alberga el trabajo artesanal mexicano wirrarika, aunque también hay talavera, trabajo en vidrio, juguetes artesanales y barro negro.

En la calle de Monte de Piedad, número 15, en el primer piso, este espacio nació hace al menos un lustro con la finalidad de dar a conocer arte mexicano y apoyar mediante el comercio justo a quienes realizan estas labores.

El director creativo de la galería de arte Yawi, Jorge Martínez, explicó a Notimex que este lugar está dividido en tres secciones, una de ellas, para exponer trabajos de otras regiones como Puebla, Oaxaca y Michoacán.

Las otras dos están dedicadas al arte wixárika; una, es un cuarto negro en el que se expone arte textil iluminado por luces negras, lo que resalta los bordados y diseños.

La talavera que se expone cuenta con certificado de denominación de orígen DO4, elaborada con esmalte de estaño, pintada a mano en azul cobalto y cocción en hornos de leñe.

En México existen solo once familias en Puebla que cuentan con dicha distinción; sin embargo, las personas pueden confundir la talavera con loza pintada cuyo proceso de elaboración es más industrializado.

Las diferencias, dijo, consisten en el color de las piezas y las pinturas se realizan con plantillas aunado a que la cocción es en hornos de gran calado, por lo que galería de arte Yawí, busca también explicar los diferentes procesos de elaboración de las piezas, con la finalidad de dotarlas del valor que les corresponde e informar a la gente respecto del trabajo que lleva cada una de ellas.

Explicó que la galería alberga las manifestaciones artísticas de mayor relevancia y se consideran aquellas cuyo proceso de elaboración sea lo más apegado a la manera en la que se hacía desde tiempos ancestrales, es decir, que sean originarias, ello, con la intención de preservar las técnicas que sobresalen a nivel mundial.

Así, cuentan con piezas de arte de vidrio soplado tonalteca, que se caracteriza por su grosor y colorido, debido a que el vidrio con el que se realiza proviene del lago de Chapala, lo que lo convierte en uno de los de mayor durabilidad; además, existen trabajos de alebrijes de Oaxaca, juguete popular mexicano de Michoacán y una colección de barro negro, de San Bartolo Coyotepec, en Oaxaca.

Respecto del barro negro, refirió que las personas creen que la peculiaridad de este tipo de arte es su color; sin embargo, son los cortes que se realizan, los cuales son hechos con un hilo húmedo, mientras más delgado sea cuello de la pieza y más minucioso el corte, más fina y costosa es la pieza, dijo.

En cuanto a la exposición de juguetes populares, procedentes de la región purépecha de Michoacán, ésta es reconocida por sus trabajos en madera, así como expertos en la fundición de metal, en específico del cobre, ello, a diferencia de otras culturas prehispánicas que no trabajaban el hierro.

Ello, sumado a trabajos bordados de la huasteca poblana, en específico del pueblo de Atla, en la región de Pahuatlán, que se caracterizan por el pepenado, que es una especie de bordado más fino y que se realiza solo con aguja, así como el bordado en punto de cruz.

Casa Yawí trabaja con cinco familias en Atla, en Puebla, dos familias para los alebrijes de Oaxaca, una que trabaja el barro negro en ese mismo estado y con 60 núcleos familiares que desarrollan arte huichol.

“Todos los precios en la galería son pactados con los productores, en ese sentido, las personas que ofrecen su trabajo a la galería tienen certeza respecto a los precios, nuestro principal objetivo es establecer precios justos, no solo estamos vendiendo una pieza de arte estéticamente bella, también ofrecemos un concepto que consiste en que las personas tengan la certeza de que el trabajo que adquieren es el mejor del país, por lo que trabajamos con los artesanos”.

Martínez detalló que el trabajo huichol bordado es muy minucioso, una pequeña pieza como una bolsa puede tardar hasta cuatro meses en quedar lista, ello, además de que la simbología de cada trabajo da cuenta de la información de la familia que los realiza, mientras que los pompones indican la comunidad de procedencia, es decir, cada trabajo es como una especie de escudo familiar.

El Ojo de Dios, precisó, es el símbolo tradicional de la etnia wixarika, y aunque muchas personas los confunden con crucifijos católicos se han encontrado piezas que datan del año 1200 antes de Cristo, y el significado de este trabajo es la representación de los cuatro lados del ser humano, o los cuatro rumbos: Este, Oeste, Norte y Sur, por lo que representan más bien un rombo tridimensional y no una cruz.

“Los chamanes emplean los Ojos de Dios como una forma de protección durante las ceremonias, contra la mala vibra y el mal de ojo, generalmente se les da a los recién nacidos para que los proteja el resto de sus vidas”.

En cuanto a los trabajos en chaquira de cristal, algunos de ellos son obra del maestro Gregorio Barrio, uno de los principales exponentes de los trabajos de la etnia y se realizan con cera de abeja de Campeche y de abeja del pacífico, la primera es más líquida y la segunda más dura, al mezclarlas se logra un aglutinante que no pierde sus capacidades y no bota la chaquira.

Así, explicó que se cubren las piezas con esta mezcla de ceras y luego se le colocan las chaquiras pieza por pieza, además, ningún dibujo o boceto se elabora de manera previa al proceso de chaquireado; así, sin ninguna guía previa, los artesanos logran una simetría casi perfecta.

La técnica antes mencionada, expuso, es similar a la de estambreado, llamado Mierika, que se realiza en tablas en donde los coloridos hilos se pegan uno por uno, y por lo general representan la cosmovisión del pueblo wirrarika; además, hay platería de la región de Jaramara, la diosa huichola del mar.

Al respecto, señaló que los símbolos reproducidos en el arte huichol tienen más de cuatro mil años de ser plasmados, y entre algunos destacan el venado, las flechas, estrellas, peyotes o hikuri, guajolotes silvestres, simbologías que con el paso de los años no ha sido modificado.

Los huicholes comenzaron a usar chaquira de cristal o checa cuando el antropólogo Peter T. Furst llegó a la comunidad wirra ataviado de olanes de este material procedente de Checoslovaquia, material que enamoró a los huicholes quienes comenzaron a trabajarlo; luego, el presidente Echeverría lanzó el Plan Huicot, que buscaba ayudar a los huicholes, coras y tepehuanes con la finalidad de enviarles material para fomentar el trabajo artesanal como un modo de vida.

“El valor simbólico y la preservación cultural de los huicholes es lo que les ha permitido llegar hasta el día de hoy con una cultura tan pura, en ese sentido, refirió que sobresalen cinco culturas en cuanto a la preservación de sus raíces; así, están los huicholes, tepehuanes, seris, yaquis y tarahumaras.

Explicó que una de las características de la galería es que las piezas que se comercializan son únicas y se ofrece un certificado de autenticidad firmado por los artesanos, además de que se cuenta con garantía de reparación.

Refirió que el maestro Gregorio Barrio, quien es también fundador de esta galería, garantiza que los artesanos afiliados al proyecto cuenten con pago justo por su trabajo, además se les ofrece un sistema de doble compra en donde se adquiere la pieza a los precios que indican los artesanos, y una vez vendida se les otorga la mitad de la venta de sus productos, con lo que reciben doble pago.

El directivo mencionó que el artesano Gregorio Barrio fue seleccionado por la Fundación Cartier para representar a México en su colección y hoy se puede observar una serie de representaciones huicholas de cabezas de tigre en Francia, ello, además de contar con reconocimientos del Fonart, el Museo de Arte Popular y el Dolores Olmedo, por mencionar algunos.

“Hoy en día tenemos 60 familias que están trabajando con nosotros, nos gustaría trabajar con más pero vamos poco a poco, el padrón inicial era de cuatro familias, con el tiempo hemos ido creciendo”.

A su vez, puntualizó que las obras expuestas en la galería tienen un significado que va más allá de lo artístico y tienen una representación espiritual para quienes los hacen; así, detalló que los artesanos solicitan permiso una vez al año a sus deidades para continuar con sus trabajos artesanales.

Agregó que este espacio busca además de apoyar el trabajo de los artesanos y concientizar a las personas respecto del valor del mismo, por lo que puntualizó en no adquirir imitaciones para de esta manera preservar el arte de esta cultura y evitar el regateo.

Notimex


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos