Lunes 23 de Octubre del 2017

Letras y música de paz y libertad vibraron en el Zócalo

Creditos:


Categoria: Cultura

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Letras y música de paz y libertad vibraron en el Zócalo
* Canciones del Exilio Latinoamericano reunió a más de 25 grupos y solistas Ciudad de México, 20 de marzo.- Miles de personas de todos los estratos sociales y variopinto mosaico de actividades, sin distingos de sexo o edad, se dieron cita la víspera en el concierto Canciones del Exilio Latinoamericano,[...]


Compartir esto

* Canciones del Exilio Latinoamericano reunió a más de 25 grupos y solistas

Ciudad de México, 20 de marzo.- Miles de personas de todos los estratos sociales y variopinto mosaico de actividades, sin distingos de sexo o edad, se dieron cita la víspera en el concierto Canciones del Exilio Latinoamericano, para conmemorar diversos episodios inscritos en el catálogo de la maldad humana, como son los Golpes de Estado.

Eugenia León, Los Folkloristas, Daniel Viglietti, Margarita Cruz y Anthar López, Jorge Buenfil, Delfor Sombra, Nahuel, Hebe Rosell, Guillermo Briseño y Alejandro Marcovich formaron parte del elenco.

También se disfrutó de la actuación de Fernando Santullo, Gabriel Casacuberta, Art. 33 (integrado por Federico Bonasso, Nacho Maldonado y Martín García Reinoso) y Paté de Fuá. Todos los artistas elevaron la voz para interpretar canciones viejas y nuevas cuyo común denominador es la sed de paz, justicia y hermandad entre todos los hombre y pueblos de América Latina.

El resuelto canto libertario vibró en el amplio espacio de la Plaza de la Constitución que ha sido escenario de los más diversos movimientos sociales de este país.

Briosos, los cantantes, solistas y grupos comenzaron a subir uno a uno al escenario que fue colocado para la ocasión. Figuras emblemáticas del canto latinoamericano, así como roqueros mexicanos de ascendencia argentina y uruguaya, conmemoraron el exilio latinoamericano que surgió a inicios de los años 70 del convulso Siglo XX.

El maratónico concierto se dividió en tres bloques: Trovadores latinoamericanos, Los hijos del exilio y Gran baile-milonga, éste último musicalizado grata y animadamente por la Orquesta Mexicana de Tango, dirigida por el maestro César Olguín, con todo y 60 bailarines en escena. La gente entregada a la causa no se resistió al baile, fino y candente.

Fue una fiesta de solidaridad y memoria, como lo auguró Eduardo Vázquez, secretario de Cultura local, y como lo anunció, los artistas invitados hicieron música para todos los gustos, con géneros que oscilaron de la trova nacida en las naciones que integran la zona, al rock, que si bien es universal tiene un sello propio al ser confeccionado en estas tierras.

En su momento, el secretario destacó que tradicionalmente la capital del país es refugio de migrantes. “En la conmemoración hay muchas cosas, como memorias profundamente dolorosas, pero también está la memoria de este renacer en México y de una construcción de lazos”, dijo, y añadió que también es una fiesta de solidaridad, memoria e identidad.

México es una ciudad refugio, añadió, como lo mostró al dar cobijo a miles de migrantes y perseguidos políticos. Primero fueron españoles y judíos, y más adelante, en la década de los 70, chilenos, uruguayos y argentinos. “Con las migraciones, ganamos sabiduría y conocimiento; las migraciones son parte del patrimonio cultural de nuestro país”, dijo.

La edición 32 del Festival del Centro Histórico, que mostrará hasta el 27 de marzo algo de la riqueza artística y cultural del mundo en el Centro Histórico de la Ciudad de México, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es organizada por el Patronato del festival en colaboración con las secretarías de Cultura local y federal.

 

Notimex

 


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos