domingo 25 de febrero del 2018

EN CONCIERTO Causan furor y nostalgia los grandes del rock and roll

Creditos:


Categoria: Espectáculos

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Causan furor y nostalgia los grandes del rock and roll
Furor y nostalgia causaron los cuatro grandes del rock and roll: Enrique Guzmán, Angélica María, César Costa y Alberto Vázquez, durante el espectáculo de cuatro horas que ofrecieron en el Auditorio Nacional de esta ciudad. Ante casi 10 mil personas, los ídolos de la década de los 60 interpretaron sus[...]


Compartir esto

* Enrique Guzmán, Angélica María, César Costa y Alberto Vázquez ofrecen un espectáculo de cuatro horas
Ciudad de México, lunes 12 de febrero del 2018.-

Furor y nostalgia causaron los cuatro grandes del rock and roll: Enrique Guzmán, Angélica María, César Costa y Alberto Vázquez, durante el espectáculo de cuatro horas que ofrecieron en el Auditorio Nacional de esta ciudad.

Ante casi 10 mil personas, los ídolos de la década de los 60 interpretaron sus más grandes éxitos, como parte de la gira “Juntos por última vez” que, para agasajo de sus fans, los reúne como en antaño para visitar varias plazas del país.

Fue una noche de recuerdos y alegrías. Los contemporáneos de los artistas botaron su bastón mientras que otros se levantaron de su silla de ruedas para olvidar por un momento sus padecimientos, para volver a ser jóvenes, para bailar y corear sus temas favoritos.

También fue una velada de romanticismo en la que recordaron cuando usaban vestidos con crinolina, el cabello envaselinado y grandes crepés.

El “show” inició poco después de las 19:00 horas del domingo con un recuento de las participaciones que los cuatro artistas habían tenido en programas de televisión y películas del pasado.

Acto seguido, el escenario del majestuoso Auditorio Nacional recibió a Alberto Vázquez, quien fue ovacionado de pie por el público. Tras saludar a los presentes, procedió a sentarse para colocarse la cánula y manguera en sus fosas nasales para respirar oxígeno, pues ha dicho que la altura de la Ciudad de México le afecta en su salud.

“Desencadena mi corazón” fue el primer tema que interpretó. Al inicio se le notaba inseguro y no alcanzaba las notas altas, por lo que el público comenzaba a preocuparse mientras lo observaba en las pantallas gigantes a los costados.

Conforme avanzaba su actuación Alberto Vázquez sacaba la casta y poco a poco comenzaba a cantar como en los tiempos que enamoraba con lo varonil y potencia de su voz.

“Es una cosa hermosa ver a toda esta gente maravillosa. Ustedes nos hacen grandes, no nada más por la edad sino como personas. Tengo mucho gusto de estar otra vez aquí, en el Auditorio. Es cierto que me afecta un poquito la altura, pero estoy aquí para darlo todo por ustedes, pues son lo mejor que tengo en la vida”, expresó el cantante.

“16 toneladas”, uno de sus máximos éxitos, continuó en el repertorio, así como “El velador”, que le compuso Joan Sebastian, y “Cosas”.

“¡Alberto, Alberto!, corean sus fans desde la sala y el artista, a modo de broma, respondió: “Prima, te dije que en la quinta canción”.

“Fue en un café” y “Blueberry hill” deleitaron a los presentes hasta que llegó el turno de “Para decir adiós” a dueto con una de las hermanas Salinas, quienes durante muchos años han sido sus coristas.

“La voz ahí va jalando, pero sí es un cambio. Antes me veían con un cigarro, ahora me ven con esto”, comentó Alberto al señalar su tanque de oxígeno.

“Bote de bananas” fue el pretexto para recordar cuando en 1964 protagonizó al lado de César Costa y Julissa la película “La edad de la violencia”. “Donde César era el malo y yo el bueno. Siempre salgo de bueno, siempre me matan y yo nunca mato a nadie”, decía.

“Tú significas todo para mí” y “Maracas” continuaron en el programa para luego entregar “Al modo mío”, canción con la que Alberto se identifica. Así, tras una hora de concierto, cerró con “El pecador”.

Siguió el turno de César Costa. Acompañado de 13 músicos y cuatro coristas abrió su espectáculo con “Diana”. Ataviado de traje negro, “el adorado chaparrito”, como muchos le dicen, también compartió “Dile que la quiero” y “Es la historia de mi amor”.

“Gracias por compartir esta noche de recuerdos, de magia y de nostalgia. Mi más profundo agradecimiento por el apoyo recibido durante más de 60 años”, expresó para después cantar aquel tema con el que dice, sus nietos “se atacan de la risa, pero en aquella época era medio atrevidona”.

“Me van a disculpar, pero necesito hacer un cambio de vestuario”. Entonces, se quitó el saco para ponerse un suéter, aquel que dice fue el primero que usó en su carrera profesional.

“Directamente del Museo de Antropología e Historia, lo tengo que regresar el lunes. Voy a rendir homenaje a los años dorados del rock and roll y no puedo hacerlo sin mi suéter, porque me lo pongo y se sabe todas las canciones”, explicó en tono de broma.

Así, César Costa interpretó un popurrí de éxitos como: “Tus ojos”, “Agujetas de color de rosa”, “La hiedra venenosa”, “Las cerezas” y “Speedy González”.

“Este tributo es para recordar a algunos compañeros que ya no están y otros que, desgraciadamente, sí están con nosotros”, comentó para provocar las risas del público.

“Mi pueblo”, “Como un tigre” y “Chica mala” siguieron en su lista de temas, hasta que llegó “Tierno”, con el que obtuvo el segundo lugar en el Festival OTI 1983, pero el primero, subrayó, en el gusto de la gente.

El “Papá soltero” también recordó a José Alfredo Jiménez con “El rey” y cerró su participación con “A mi manera” (My way) en su original versión en inglés, creada por Paul Anka, y con “Al compás del reloj”.

Luego de dos horas de concierto, Angélica María fue recibida con muchos aplausos. Elegantemente vestida con un atuendo en terciopelo negro, apareció interpretando el éxito “Con un beso pequeñísimo”.

“Buenas noches, qué padre poder estar aquí con ustedes una vez más, ahora con mis tres compañeros, lo cual es realmente emocionante. Vamos a recordar para que vean que buena memoria tengo, solo que con este vestido se me atora el tacón”.

“Paso a pasito” continuó en su repertorio aunque advirtió que no cantaría muchas de las viejitas, pero sí una que otra. Emocionó con “Dile adiós” y después con aquella que le escribió Luis Demetrio cuando ella tenía 17 años: “El día”.

Mientras sus fans le silbaban en señal de halago y le lanzaban todo tipo de piropos, la llamada “Novia de México” complació las solicitudes de la gente: “No volverás a verme”, “Ana del aire”, “Una copa de champagne”, “Johnny, el enojón” y “Eddy, Eddy”, su primer éxito musical en 1962.

“Gracias mis amores, me hacen feliz, me dan ánimos. Gracias a ustedes tengo ganas de seguir aquí”, destacó la cantante para luego entregar “Tú sigues siendo el mismo”, “La basurita”, “El hombre de mi vida”, “Yo que no vivo sin ti” y “A dónde va nuestro amor”, con la que se despidió.

Pasadas las 10 de la noche, Enrique Guzmán arribaba al escenario con “Mi corazón canta” y “Yo te seguiré”. El público estalló en júbilo y de pie le lanzó una larga ovación.

“Si yo no fuera artista, estaría ahí donde ustedes están. Me da gusto ver bien a Alberto Vázquez, a Angélica, quien fue mi novia y a César, que no fue mi novio”, vaciló.

“Más”, “Cariño y desprecio”, “Tu cabeza en mi hombro” y “Gotas de lluvia” eran coreadas de principio a fin por el público, mientras que Enrique se paseaba por todo el escenario, dueño de una gran personalidad.

Luego de beber de una copa de vino, explicó que cantaría un tema que le compuso a una mujer que se llamaba “Pichi, pichi vieja. Me la ligué en una tarde del salón Riviera. Ese día cantaba la Sonora Santanera y ella empezó a bailar de cachetito con uno de los guitarristas de Los Teen Tops”.

Tras la explicación dio paso a “Pensaba en ti”, después fueron “Popotitos”, “La plaga”, “Lo sé” y “Gracias por el recuerdo”, que dedicó a su esposa que se encontraba en primera fila. Al final, le mandó un beso.

“Tengo una hija que se llama Daniela y de la que hoy es su cumpleaños, pero no está aquí. Ella está en Veracruz dirigiendo unos desfiles, pero esta canción va dedicada para ti, hija”, expresó previo a “Acompáñame”.

“Uno de tantos” y “Payasito” fueron el deleite de la gente hasta el cierre del concierto a través de “Con y por amor” con la que compitió en el OTI 1982. De pronto, apareció Angélica María y tras darse un abrazo, despidieron la inolvidable noche de sus fans.

“Juntos por última vez” se presentará de nuevo los días 17 de febrero y 3 de marzo, así como varias fechas en otras ciudades del país, Estados Unidos y Latinoamérica.

Notimex


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos