Viernes 17 de Noviembre del 2017

Alebrijes en cuadratines

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Alebrijes en cuadratines
Concesiones de servicios públicos Adrián Chavarría Espinosa Recientemente, con el tema de las fotomultas, volvió a surgir el tema sobre la conveniencia o no de concesionar los diferentes servicios públicos a la iniciativa privada, situación que se ha generado ya se ante la incapacidad de las autoridades o, bien, considerar[...]


Compartir esto

Concesiones de servicios públicos

Adrián Chavarría Espinosa

Recientemente, con el tema de las fotomultas, volvió a surgir el tema sobre la conveniencia o no de concesionar los diferentes servicios públicos a la iniciativa privada, situación que se ha generado ya se ante la incapacidad de las autoridades o, bien, considerar como la mejor forma de atender y resolver las necesidades de la población.
Las citadas concesiones no son nuevas, una de las primeras que se hizo pública fue la correspondiente a la autopista México-Acapulco, a mediados del pasado siglo XX, donde incluso en esos tiempos se llegó a afirmar que era un negocio particular del expresidente Miguel Alemán Valdés.
Pero más recientemente las concesiones ya no sólo se otorgan a nivel federal sino que ahora son utilizadas hasta por los Ayuntamientos, en especial para ofrecer servicios administrativos, de recolección de basura o de distribución de agua potable y drenaje.
No puede afirmarse tajantemente que estas concesiones han resultado negativas para los tres órdenes de gobierno, ya que al igual de la contratación de créditos, cuando son utilizadas correcta y legalmente, sus beneficios son amplios tanto para la autoridad que supo aplicar de la mejor forma los recursos como para los habitantes que disfrutan de mejores servicios y atención.
Sin embargo, resultan más evidentes los casos negativos que los positivos. Se recuerda el viejo caso de que puedes hacer 99 cosas bien y correctas pero con un sola equivocación o error y, lamentablemente, resultarás señalado y recordado por esa falla.
Y esto sucede no solamente en el Estado de México, sino a nivel nacional; de esta manera se encuentran casos de problemas con los concesionarios de la recolección de basura tanto en San Luis Potosí, la capital del estado del mismo nombre, como en Coacalco, municipio del Valle de México.
Se dio el caso, por ejemplo, que el tesorero del Ayuntamiento de Huxiquilucan duró menos de un mes en el cargo ya que no pudo iniciar con el cobro del pago del agua, ante la desesperación de gran cantidad de personas deseosas de cumplir con sus obligaciones fiscales anuales, para aprovechar los beneficios del pronto pago.
Lo que sucedió aquí fue que la anterior administración había concesionado el cobro del servicio del agua a una empresa especializada pero, con el cambio de Ayuntamiento, a las nuevas autoridades no les satisficieron las condiciones propuestas por la empresa la cual, simplemente, se retiró y no dejó los respaldos necesarios para atender a las personas.
Con esta experiencia las autoridades que buscan concesionar algún servicio deben también pensar a futuro, sobre qué sucederá cuando se termine el plazo y ya no se desea extender el contrato, a fin de no perjudicar a las personas usuarias, como en el caso citado.
En fin, que las autoridades concesionen ciertos servicios no puede ser malo en sí mismo, sino deben cuidarse las formas y futuras consecuencias, donde autoridades deben estar preparadas para atender las necesidades en caso de se necesite cancelarse el contrato establecido.
Y es que en el caso de las fotomultas, tanto en el Distrito Federal, perdón Ciudad de México, como en el Estado de México, no se ha desmentido totalmente que casi la mitad de los ingresos por sanciones vayan a la empresa concesionada, con lo cual las personas en general consideran que muchas multas serán aplicadas injustificadamente ya que el interés sería generar más utilidades para su beneficio particular que vigilar la correcta operación vehicular.
Lo recomendable es que las autoridades aclaren bien y a fondo este punto, a fin de que la ciudadanía quede lo más satisfecha posible para saber que todo se hace correctamente; de lo contrario perdurarán las inquietudes y suspicacias populares, con la consecuente desconfianza hacia esta medida sancionatoria.
Pero también las autoridades municipales deben estar conscientes de que si bien su administración se limita a un determinado periodo de tiempo, que normalmente son tres años –si es que acaso el alcalde antes no brinca como chapulín en la búsqueda de otra responsabilidad–, para que quien le suceda no enfrente problemas cuando apenas se ubica para conocer de cerca a lo que se enfrenta.
Ahora, por último, recuérdese que ya tanto presidentes municipales como diputados locales pueden ser reelectos y, si aspirar a continuar en el cargo, deben estar conscientes de que su responsabilidad, si es que reciben el apoyo popular, se puede extender más de un trienio.

Para comentarios está a su disposición el correo [email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos