domingo 17 de diciembre del 2017

LAS LETRAS DE GILO Algo sobre cosas importantes

Gildardo López Reyes


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Algo sobre cosas importantes
Algo sobre cosas importantes He llegado a la conclusión que las dos cosas más importantes en la vida son: los buenos amigos y un buen bullpen. (Bob Lemon, lanzador y manager) Los reflectores en un equipo siempre van sobre las grandes estrellas, esos jugadores que reciben los cheques de millones[...]


Compartir esto

Algo sobre cosas importantes

He llegado a la conclusión que las dos cosas más importantes en la vida son: los buenos amigos y un buen bullpen. (Bob Lemon, lanzador y manager)

Los reflectores en un equipo siempre van sobre las grandes estrellas, esos jugadores que reciben los cheques de millones de dólares por sólo unos meses de juego. El gran pitcher, el gran coreback, el gran bateador, el gran corredor. Los que sonríen en las portadas del Sports Illustrated.

Pero no importa que tengas a Barry Sanders corriendo el balón y a Aaron Rodgers o Tom Brady mandando los pases, si no tienes una línea ofensiva buena el señor Sanders no va a poder avanzar una sola yarda, ni los otros misters van a poder lucirse lanzando si la línea no les da tiempo para pasar o si su mayor preocupación es evitar que las alas defensivas y los linebackers los vapuleen.

De qué sirve que Clayton Kershaw tire un juego de dos hits en siete entradas si el relevista llega a tirar bases por bolas (y contra la base por bolas no hay defensa ya lo dijo el Mago) y a recibir batazos por todos lados, y el otro relevo tampoco puede hacer su trabajo. Simplemente no sirve. Recuerdo a mi admirado Curt Schilling devastado al ver como Mitch Williams “the wild thing” echaba a perder ocho magníficas entradas en 1993. Esperó diez años para ser campeón tirando tres juegazos.

Y entonces no importa cuanto le hayas invertido a ese jugadorazo –te servirá sólo para vender jerseys–, la cosa es que la línea ofensiva y el pitcheo de relevo o bullpen son fundamentales aunque casi ningún fanático repare en ellos, son el motor que mueve el carrazo, sin los que se diluye el brillo de las estrellas.

Según la película La teoría del todo, Stephen Hawking quizá no hubiera llegado a ser quien fue de no ser por la intervención de su mujer, su maestro y sus amigos. Quizá la depresión lo hubiera vencido y no habríamos conocido al genio. Al menos respecto a lo que se ve en la película, porque podría tratarse de estructura dramática simplemente. Alguien que te deje ver que vale la pena intentar.

Familia o bullpen, amigos o línea ofensiva. Ahí deben estar. Ningún hombre es una isla.


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos