jueves 23 de noviembre del 2017

Amenazas norcoreanas

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Amenazas norcoreanas
Si bien la atención internacional se ha centrado en los problemas climáticos causados por los huracanes, no debe dejarse de poner atención en el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte, ya que entre ellos existe una velada amenaza de un conflicto nuclear el cual no solo afectaría a[...]


Compartir esto

Si bien la atención internacional se ha centrado en los problemas climáticos causados por los huracanes, no debe dejarse de poner atención en el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte, ya que entre ellos existe una velada amenaza de un conflicto nuclear el cual no solo afectaría a esas naciones sino también traería consecuencias negativas a otros países.

La realidad es que el líder norcoreano Kim Jong-un debería ser considerado como un paciente con problemas mentales –bueno, también eso mismo se ha dicho de Donald Trump, presidente de Estados Unidos‑, ya que con sus incipientes pruebas balísticas, incluso algunas fallidas, se siente capaz de amenazar a la mayor potencia mundial.

Y es que aunque Corea del Norte advirtió a Estados Unidos que sufrirá el “mayor dolor” si impulsaba nuevas sanciones en su contra en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por el sexto ensayo nuclear realizado el pasado 4 de septiembre, esa advertencia resultó inútil y ese organismo multinacional aprobó este lunes una nueva ronda de sanciones contra la nación asiática.

Esta resolución, propuesta por Estados Unidos y aprobada por unanimidad, contiene las sanciones más severas aprobadas hasta ahora por el Consejo de Seguridad contra Corea del Norte, y pretende enviar el mensaje de que el régimen de Pyongyang queda cada vez más aislado. Entre las sanciones se incluye un embargo petrolero, la prohibición de exportación de textiles y mano de obra y congelación de bienes del líder Kim Jong-un.

El problema para el mundo es que si el mandatario de Corea del Norte decide pasar a los hechos e iniciar ataques, naciones ajenas a ese conflicto resultarán perjudicadas y, con ello, miles de personas inocentes que posiblemente permanecen ajenos e ignorantes de este problema internacional.

Un punto básico por analizar es que más allá de la rivalidad entre naciones, se encuentra también el conflicto de los egos de sus citados dirigentes, quienes se sienten como los dueños de la verdad histórica y mundial, lo cual de ninguna forma resulta alentador para la tranquilidad mundial.

Ojalá que tanto Kim Jong-un como Trump entren en razón y no se llegue a un conflicto bélico donde de ninguna forma habría ganadores, pero sí todos resultarían perdedores con consecuencias inimaginables para la humanidad.

Gato de Barrio

[email protected]

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos