viernes 24 de noviembre del 2017

MAULLIDOS URBANOS Aprovechados ante las tragedias

Adrián Chavarría Espinosa


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Aprovechados ante las tragedias
A nadie le agrada que se registren temblores, inundaciones, deslaves, incendios, derrumbes y demás sucesos inesperados, gran parte de ellos generados por la naturaleza y en ocasiones con la irresponsabilidad de personas, ya que sus consecuencias pueden ser lamentables al registrarse la pérdida de vidas y cuantiosos daños materiales. En[...]


Compartir esto

A nadie le agrada que se registren temblores, inundaciones, deslaves, incendios, derrumbes y demás sucesos inesperados, gran parte de ellos generados por la naturaleza y en ocasiones con la irresponsabilidad de personas, ya que sus consecuencias pueden ser lamentables al registrarse la pérdida de vidas y cuantiosos daños materiales.

En estas situaciones es cuando se expresa la solidaridad social, donde de forma desinteresada las personas deciden ayudar a quienes quedan en desgracia para tratar en parte de aliviar las situaciones negativas.

Más lamentablemente también aparecen personas que buscan aprovecharse de esas tragedias para obtener el mayor beneficio personal y particular, sin importar que para ello afecten a otras que en verdad requieren el auxilio de la sociedad,

No se puede omitir a quienes aprovechando las medidas de seguridad y aún a costa de su propia integridad se dedican a la rapiña, a quienes se dedicaron a saquear domicilios abandonados. Esos son delincuentes de lo peor.

Pero también existen otros, aquellos quienes también aprovechan las situaciones negativas para tener el mayor beneficio, al grado no de demandar sino exigir prebendas a las autoridades como si ellas organizaran las negativas circunstancias o fueran las responsables de la existencia de los fenómenos naturales.

Por ejemplo varios padres de familia de la escuela Enrique Rébsamen ‑donde al desplomarse fallecieron 19 menores‑, demandaron que se les becara a sus hijos ¡hasta la universidad!, pero no en escuelas públicas sino en particulares. Sucede que en ese plantel las colegiaturas no eran nada baratas, y vieron la oportunidad de tener educación a su gusto y sin desembolsar nada.

Otra situación se ha presentado con personas cuyas viviendas colapsaron y ahora no aceptan créditos para renovar su vivienda o adquirir una nueva casa, sino que ahora pretenden que sean las autoridades, ya sean federales o de la Ciudad de México, las que les reconstruyan sus domicilios sin que ellos paguen nada.

Lamentablemente existen otras personas que se encuentran en peores circunstancias sin que sean tan exigentes ni tienen elevadas pretensiones para recuperar parte de lo perdido, en este caso por los sismos, y son a quienes las autoridades deberían enfocar sus esfuerzos para recuperar parte de lo perdido por un inesperado fenómeno de la naturaleza.

Gato de Barrio

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos