lunes 18 de diciembre del 2017

Avances de la mujer

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Avances de la mujer
Con una victoria por un marcador global de 3 goles contra dos, el equipo de las Chivas Rayadas de Guadalajara se impusieron sobre el de las Tuzas del Pachuca, para coronarse como las ganadoras del primer campeonato femenino de futbol profesional en México, torneo que superó las expectativas de la[...]


Compartir esto

Con una victoria por un marcador global de 3 goles contra dos, el equipo de las Chivas Rayadas de Guadalajara se impusieron sobre el de las Tuzas del Pachuca, para coronarse como las ganadoras del primer campeonato femenino de futbol profesional en México, torneo que superó las expectativas de la Federación Mexicana de Futbol.

Si bien en el primer semestre del presente año se desarrolló de manera experimental un torneo de copa –donde, por cierto, la escuadra del estado de Hidalgo resultó ganadora‑, ya en el segundo se organizó el citado campeonato, aunque con cierto temor de las autoridades de la Femexfut, quienes mantenían recelo de cómo se desarrollarían los enfrentamientos.

Oficialmente la Primera División Femenil de México surgió el 5 de diciembre de 2016, cuando entre otros puntos se estableció que los equipos participantes deberían tener 21 jugadoras menores de 23 años, cuatro elementos complementarios de menos de 17 años y dos de categoría libre, pero todas nacionales.

Si bien originalmente se consideró la participación de los 18 representativos femeniles de los equipos que compiten en la Liga MX, este número se redujo ya que Jaguares y Puebla no participaron ya que ambos se encontraban en venta, además de enfrentar problemas de presupuesto incluso para cubrir las nóminas de sus planteles masculinos.

De esta forma integradas en dos grupos participaron los representativos femeninos de América, Atlas, Cruz Azul, Guadalajara, León, Monterrey, Morelia, Necaxa, Pachuca, Querétaro, Santos Laguna, Tigres, Tijuana, Toluca, UNAM y Veracruz, divididos en dos grupos donde quienes quedaran en los dos primeros lugares disputarían el campeonato.

Conforme se desarrolló el torneo se levantó el interés de los aficionados, quienes de manera lenta pero constante incrementaron su asistencia a los estadios, lo cual motivó entre otras cosas que varias empresas se decidieran a aparecer como patrocinadoras en las playeras de las jugadoras así como la transmisión en televisión abierta de varios partidos.

La final se registró entre dos equipos representativos: Guadalajara, cuyo equipo varonil es el más popular en el país, y Pachuca, ciudad donde se organizaron los primeros equipos de futbol en el país con mineros británicos.

En el juego de ida, celebrado en Pachuca las locales ganaron 2-0, pero en el de vuelta realizado en Guadalajara, las tapatías le dieron vuelta al marcador y ganaron 3-0, ante más de 32 mil 400 aficionados, un nuevo récord de asistencia en este primer torneo.

Sin embargo pocos recuerdan que en 1971, las integrantes de la entonces selección de México quedó subcampeona en el segundo campeonato mundial de futbol, realizado en nuestro país donde Dinamarca se coronó al vencer en la final a las tricolores por 3-0 goles, pero ese tipo de torneos no fructificó y pasaron al olvido.

Ahora, ¿cómo interpretar todo este campeonato? Si lo comparamos, por ejemplo, con Arabia Saudita, donde apenas se autorizó a que las mujeres asistan a partidos de futbol, pero acompañados con sus esposos y en áreas debidamente delimitadas, entonces se podría decir que el torneo mexicano es de un gran avance.

Pero si se considera que hasta antes de 1991 hubo varios campeonatos femeninos internacionales extraoficiales como la Copa Femenina de Invitación de la FIFA, a partir de 1999 esta competencia despertó un interés internacional, consolidándose en las siguientes ediciones. Por su parte el Comité Olímpico Internacional incluyó el futbol femenil desde los juegos de 1996, en Atlanta y, además, a partir del 2009 se disputa en América del sur la Copa Libertadores Femenina.

Desarrollar estas competencias significa que ya existen torneos organizados en varios países, donde destacan los realizados en Estados Unidos, Alemania, Francia, Japón, Suecia, Brasil, Noruega, Canadá y China. Así, entonces en México estamos rezagados,

Al valorarse los resultados de los torneos femeniles de copa y de liga se debe seguir adelante. Claro que existen detalles por solventarse para tener mejores resultados, pero hay una serie de aspectos que deben resaltarse.

Uno de ellos, que muchas futbolistas mexicanas ya no tendrán que arriesgarse para buscar oportunidades de desarrollo fuera del país, al existir un torneo propio; otro, que se abre una nueva oportunidad de desarrollo deportivo y no solo para jugadoras, sino también para directivas, entrenadoras, personal de apoyo y hasta arbitras; mención aparte debe informarse que en la Liga Mexicana de Beisbol ya existen ampáyeres mujeres, otro avance de género.

Finalmente, el campeonato que ganó el equipo de Guadalajara no es un triunfo solamente de ese equipo, debe ser un reconocimiento al avance de la mujer en la sociedad, pero no por un decreto o una imposición, sino a su progreso de género, a su conquista de nuevos y mejores espacios los cuales ya no se les podrán arrebatar tan fácilmente.

Una felicitación a todo el género femenino, en especial a quienes diariamente desde su trinchera particular trabajan para ser mejores mujeres.

Adrián Chavarría Espinosa

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos