Sábado 24 de Junio del 2017

Coleccionista de insomnios


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Coleccionista de insomnios
TIEMPO ARRIBA de Antonia Robles Aragón   Erika Flores García   La piel se extienda al mar, las voces de las gaviotas planean al sentir ese hilo sutil, explota el amanecer en las imágenes que nos regala Antonia Robles Aragón en su poemario Tiempo Arriba.             Es obligado hablar de[...]


Compartir esto

TIEMPO ARRIBA de Antonia Robles Aragón

 

Erika Flores García

 

La piel se extienda al mar, las voces de las gaviotas planean al sentir ese hilo sutil, explota el amanecer en las imágenes que nos regala Antonia Robles Aragón en su poemario Tiempo Arriba.

            Es obligado hablar de su origen oaxaqueño, que le ha permitido mostrarnos esos bellos paisajes a través de la poesía y hacer una combinación donde ella se manifiesta con personalidad cálida, sensual, plena, sin perder la sencillez, escritores que inician se acercan y sale a flor de piel ese toque dulce, mostrando sus conocimientos literarios y orientando para forjar nuevos escritores.

Antonia Robles es poeta, cuentista y compositora, en los diversos encuentros de poetas en los que nos hemos encontrado, siempre canta y su espíritu vuela como las gaviotas del libro que en esta ocasión les presentó Tiempo arriba es publicado por editorial Praxis, ilustrado por Laura Quintanilla.

 

“Tiempo arriba

Revienta el sol/ y se revienta la sed/ de los manglares. / Al rojo vivo el vidrio/ de líquidas arenas, / al rojo muerto el mar. / Hachazo/ sangran carbón los árboles/ buscando sus cabezas/ al pie del polvo verde, / polvo de verde lumbre/ verde de tanta muerte”.

 

El libro está compuesto por cuarenta y un poema, escritos con tono audaz y musical, se refleja el trabajo constante sobre la forma y el contenido que da clara muestra de su madurez como escritora.

 

“De frente a las espadas

Si al menos te hubiera despedido/ no estaría arrodillada/de frente a las espadas/ que levantan mis lágrimas,/ de frente al sol que sangra,/ qué culpa tiene, me pregunto,/ de reforzar esta nostalgia,/ ese lugar común al que recurro./ nada se puede hacer cuando la ausencia de un amor/ tiene la misma cara, la misma forma de doler./ Qué te dirás cuando mi llanto/ te acerque a la botella/ donde se asfixia este poema;/qué sentirás cuando sus vidrios/ se encuentren con tus ojos/ para decirte/ cuánto dolor de párpados me ha dejado tu olvido”.

El dolor de la ausencia permanece presente, duele esa lucha interna y toma forma en la magia del ambiente que nos proporciona, y la metáfora que enriquecen los poemas.

 

“No hay más dolor que tú

Tus brazas en mis aguas, vapor que ciega/ los frágiles contornos de mis sábanas. / Al mar se van mis ojos, / crepitantes mis ojos/ en la arena. / No hay más dolor que tú.”

 

Antonia siempre menciona:”Para ser un buen escritor debe de contemplarse el mundo, siendo una maravilla de la creación”, así la naturaleza se recrea, las mujeres y su vida,

 

“Huitzocallan

Lleno de cántaros el patio,/ las cocinas de todas las mujeres/ de Zahuitzpan, el paso de las otras mujeres/ que venían del pueblo de Chilmayu./ Silbos a luz y a oscuridad/ en el llano de los cántaros./ Desde aquella mañana en que mi madre/ me nació/ dijo que era culpable,/ por eso siempre así, mi padre/ como esperando una indulgencia./ Ayer fue sepultado/ mientras llovía a cántaros./ Un río de barro negro: Canta su nombre la corriente.”

 

También existe una conjunción entre la emoción, la sensibilidad y la seducción se entrelazan. Se utiliza en este poemario el lenguaje sencillo, claro y el verso es libre. Aquí los pájaros, las gaviotas el mar se recrea y vive como la forma de plasmar sentimientos de Antonia Robles.

 

“Si no vuelven los pájaros

Los nidos de mi casa. /Esperan golondrinas. / Es el tiempo, dice mi abuela, / llamándola a gritos. / “Si no vuelven los pájaros/ el fin se acerca”. / y sus ciento y un años/ se acurrucan, espejean/ en los peces sin agua. / La muerte empieza por la uñas, asegura, y mis uñas son tiernas/ como muchachas tiernas. / Y luego calla. / A quien he decirle/ que mire el cielo/ golondrinas/ si mi abuela callada/ calla a mis gritos, calla”.

 


   Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos