Miércoles 28 de Junio del 2017

Coleccionista de insomnios


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Coleccionista de insomnios
El Castillo de Chapultepec Erika Flores García La historia es una herramienta creada por el ser humano para solventar y resolver su necesidad de conservar sus experiencias. Aunque originalmente se enfoca a resguardar datos como técnicas, pronto se convirtió en un registro de sus eventos más importantes y es el[...]


Compartir esto

El Castillo de Chapultepec

Erika Flores García

La historia es una herramienta creada por el ser humano para solventar y resolver su necesidad de conservar sus experiencias. Aunque originalmente se enfoca a resguardar datos como técnicas, pronto se convirtió en un registro de sus eventos más importantes y es el conjunto de anécdotas cronológicamente ordenadas de sucesos o de procesos que han pasado y abarcan todas las ciencias o campos, permitiendo crear una conciencia social.

Esta breve introducción sirve como preámbulo para hablar de uno de los monumentos más importantes de nuestro país y es, precisamente, El Castillo de Chapultepec, en el que sus muros albergan anécdotas importantes que escribieron nuestra historia.

El Castillo de Chapultepec se encuentra ubicado en el Cerro del Chapulin, lugar que tiene un pasado histórico muy significativo para la vida de nuestro país desde la época prehispánica.

Chapultepec sirvió de morada a los toltecas, mexicas y probablemente a grupos teotihuacanos, esto último de acuerdo a recientes investigaciones arqueológicas realizadas en la falda sur del cerro.

Los mexicas construyeron, entre otras cosas, un Teocalli en la parte alta donde se encuentra el torreón del caballero alto, así como acueductos que llevan el agua desde los manantiales hasta la ciudad de Tenochtitlán.

La construcción del Castillo de Chapultepec inicia en 1875, durante el gobierno del Virrey de la Nueva España Bernardo de Gálvez. Originalmente se creó como casa de descanso, sin embargo, a través del tiempo, se va adecuando a diferentes usos.

Fue sede del Colegio Militar y, por tanto, escenario de la heroica batalla de sus cadetes en 1847. Durante el gobierno del Presidente Miguel Miramón, se construyeron algunas habitaciones del segundo piso del Alcázar.

En los años de 1864-1867 los emperadores Maximiliano y Carlota lo utilizaron como Palacio Imperial. En 1872, por decreto presidencial, estando a cargo de Sebastián Lerdo de Tejada, se convierte en residencia presidencial.

Cuando ocupó la presidencia Porfirio Díaz lo habitó en cortas temporadas por cerca de 30 años; posteriormente fue ocupado por los presidentes Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez Luján y, finalmente. el General Lázaro Cárdenas en 1939 mediante decreto presidencial, destinó el Castillo de Chapultepec para que fuera sede del Museo Nacional de Historia, al tiempo que determinó que los presidentes irían a vivir a Los Pinos.

El Museo Nacional de Historia es el espacio de encuentro de las diversas memorias de nuestro pueblo para apoyar a la construcción colectiva de su historia y diseñar un mejor futuro mediante una conciencia social.

Cuenta con tres áreas básicas de exhibición: El antiguo Colegio Militar, el Alcázar y Exposiciones Temporales. En la primera se muestran objetos e imágenes que nos hablan de hombres y mujeres de toda edad y condición, quienes a través del tiempo han ido construyendo los destinos de nuestra nación.

En las salas pueden admirarse obras de pintura mural realizadas por destacados artistas entre los años 1933 y 1970 como El Retablo de la Independencia, El feudalismo porfirista y Sufragio Efectivo, no Reelección de Juan O’Gorman; del Porfirismo a la Revolución de David Alfaro Siqueiros y La constitución de 1917 de Jorge González Camarena.

La segunda parte conocida como Alcázar, se ambienta con muebles, enseres domésticos, joyas, pinturas y diversos objetos relacionados principalmente en la época en la que fue habitado por los emperadores Maximiliano y Carlota; en la planta baja con muebles, pinturas y diversos objetos relacionados con el presidente Porfirio Díaz Mori y su esposa Carmen Romero Rubio; en la planta alta se encuentra la sala de Batalla de Chapultepec, donde se encuentran los retratos de los niños héroes. La tercera parte es la dedicada a exposiciones temporales.

El Castillo de Chapultepec y las colecciones que en él se conservan, investigan, exhiben y difunden una muestra del amplio y diverso patrimonio histórico y cultural de la nación; es decir, pertenece a todos los mexicanos.

 


   Etiquetas: , , ,

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos