sábado 22 de septiembre del 2018

El efecto López Obrador

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


El efecto López Obrador
Ya sucedió en 1988, con Cuauhtémoc Cárdenas, se repitió en el año 2000 con Vicente Fox y ahora, en el 2018, sucedió lo mismo con Andrés Manuel López Obrador: se trata del llamado efecto electoral, donde bajo el impulso de un candidato el ciudadano emite su voto a favor de[...]


Compartir esto

Ya sucedió en 1988, con Cuauhtémoc Cárdenas, se repitió en el año 2000 con Vicente Fox y ahora, en el 2018, sucedió lo mismo con Andrés Manuel López Obrador: se trata del llamado efecto electoral, donde bajo el impulso de un candidato el ciudadano emite su voto a favor de todos quienes le acompañan en el grupo o corriente político que encabezan.

Durante su campaña, el político tabasqueño exhortó a sus simpatizantes a votar por todos los candidatos postulados por Morena y la coalición Juntos Haremos Historia, desde gobernadores, senadores y diputados federales, hasta llegar a legisladores locales y ayuntamientos, lo cual tuvo una respuesta positiva y ya se ha visto en los primeros resultados.

De acuerdo a las primeras proyecciones aparentemente Morena y sus aliados alcanzarán la mayoría simple en el Congreso de la Unión así como seis gubernaturas y una gran cantidad de congresos locales y ayuntamientos. Por ejemplo, con más del 90% de avance en el PREP, en el Estado de México habría ganado 41 distritos mientras que la coalición del PAN-PRD-MC, habría triunfado en dos, uno el PRI y uno un candidato de Morena.

El que López Obrador haya lanzado ese exhorto no es criticable, pues puede considerarse como parte del juego político. Lo que sí debería ser motivo de análisis es cuántos de esos ganadores morenistas están capacitados o preparados para ejercer los cargos para los que fueron electos.

Es decir, ¿cuántos de ellos tienen preparación para proponer, debatir y aprobar leyes?, ¿cuántos podrán desempeñarse adecuadamente en la administración pública para atender y responder las necesidades de obras y servicios que la población demanda?

Un caso concreto y evidente sería el de Cuauhtémoc Blanco, conocido exfutbolista y hasta hace tres años se mantenía ajeno a la política, pero tras un conflictivo paso por el ayuntamiento de Cuernavaca, ahora ya es casi seguro gobernador de Morelos.

¿Qué tanto podemos esperar de un político que hasta se le olvida el nombre del partido que lo postuló y pide que le echen porras y voten por otro distinto? Pues eso ha sucedido con Blanco durante su campaña.

Ya los ciudadanos emitieron su voto y eligieron a los postulados por Morena, y sin importar si se votó o no por el ahora ganador, todos debemos exigir que cumplan con sus responsabilidades y obligaciones para que su mejor desempeño y, de no suceder así, solicitar su dimisión y ser remplazado por sí ofrezca mejores resultados.

 

Gato de Barrio

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos