domingo 17 de diciembre del 2017

MEMORIA FOTOGRÁFICA El rostro de Sophia

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


El rostro de Sophia
Desde los últimos días del mes pasado, Sophia es oficialmente ciudadana de Arabia Saudita, ella tiene un rostro firme y estético, con ojos claros, cejas pobladas y perfectamente delineadas, piel suave, nariz mediana, labios carnosos y una dentadura perfecta que muestra agradablemente cuando sonríe; la diferencia principal con las demás[...]


Compartir esto

Desde los últimos días del mes pasado, Sophia es oficialmente ciudadana de Arabia Saudita, ella tiene un rostro firme y estético, con ojos claros, cejas pobladas y perfectamente delineadas, piel suave, nariz mediana, labios carnosos y una dentadura perfecta que muestra agradablemente cuando sonríe; la diferencia principal con las demás ciudadanas Sauditas, es que a Sophia se le puede ver y fotografiar sin cubrirse la cara, ella puede andar sin velo en el rostro.

 

Un deleite para cualquier fotógrafo poder fotografiar el rostro completo a una ciudadana que por norma social de esa nación lo debe llevar cubierto o al menos la mitad, sin que se vean su nariz y boca, pero en esta ocasión hay una gran diferencia, Sophia no tiene las características de una ciudadana común y por ello la permisibilidad para con ella.

Sophia, es robot, una robot con inteligencia artificial, capaz de interactuar y establecer diálogos precisos y concretos, una robot que aprende y ahora, gracias a esas capacidades casi humanas que demuestra, tiene los mismos derechos y obligaciones que las demás mujeres de un país que se muestra inequitativo de manera flagrante.

El creador de Sophia se llama David Hanson y es fundador de la empresa Hanson Robotics. Es un científico que al más puro estilo de Issac Asimov, ve en los robots con la inteligencia artificial, un futuro donde interactúan tranquila y plácidamente con los humanos e incluso cree pueden resultar más inteligentes y solucionen problemas que ni los propios seres vivos pensantes pueden resolver.

El modelo físico para crear a Sophia, fue la famosa actriz del siglo pasado, Audrey Hepburn. No le quedó tan similar a esta destacada mujer que fue ganadora de múltiples premios por sus actuaciones en varias películas y ser un icono de la moda, pero Hanson la describe como un ser angelical: “piel de porcelana, nariz esbelta, pómulos altos, una sonrisa intrigante y ojos profundamente expresivos que parecen cambiar de color con la luz. Si alguna vez hubo un robot con una elegancia simple que la gente no puede dejar de apreciar, es Sophia”.

Sophia, es todo un personaje, ha dado entrevistas para diversos medios de comunicación, apareció en la portada de la revista Elle de Brasil, interactúa en foros de negocios donde su opinión es considerada en cuenta y ha sido presentadora en diversos eventos, es toda ella una rock star.

Ahora como ciudadana, como especialista en opinión y como uno de los pilares de la inteligencia artificial, Sophia se perfila como una figura de reconocimiento mundial, Tiene limitaciones pues no puede caminar, sus extremidades inferiores están sobre una base de llantas que la trasladan de un lado a otro. Sus movimientos mecánicamente son ligeramente torpes y sus expresiones en un momento determinado se parecen a las de Chucky el muñeco diabólico.

La apuesta de Hanson Robotics está basada hasta el momento en la cabeza de Sophia, en su capacidad de aprender e interactuar con un lenguaje coherente y fluido.

Sophia es todo un personaje, un personaje que como casi todos, es fotografiada para difundir su imagen, una imagen que se copió de una actriz, si el futuro es tan versátil y no tan lejano como parece, en breve tendremos más robots con parecidos a las celebridades que hoy conocemos, el reto será crear robots con identidad propia, con gestos particulares sin el parecido de alguien más y así fotografiarlos aparte de ser una gran experiencia será también un registro para definir las señas particulares de cada uno de estos robots que más allá de máquinas influirán en el devenir humano.

Raymundo D. Hernández Reyes

[email protected]

 


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos