domingo 17 de diciembre del 2017

Justicia que no es justa

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Justicia que no es justa
Normalmente se dice que la justicia que no es ágil no es justicia, ya que muchas personas inocentes padecen las consecuencias de una no aplicación rápida y efectiva y pasan, así sea por muy breve tiempo, como interno en alguna prisión, llamadas pomposamente Centro de Readaptación o Reinserción Social. Pero,[...]


Compartir esto

Normalmente se dice que la justicia que no es ágil no es justicia, ya que muchas personas inocentes padecen las consecuencias de una no aplicación rápida y efectiva y pasan, así sea por muy breve tiempo, como interno en alguna prisión, llamadas pomposamente Centro de Readaptación o Reinserción Social.

Pero, cuándo es el delincuente quien se aprovecha de las lagunas legales para no ser sentenciado y, además, utiliza al Derecho para no ser trasladado a un penal federal de mayor seguridad y ser llevado por una decena de penales donde se dedicó a establecer redes de complicidades en lugar de lograrse su readaptación, ¿cómo podría calificarse?

Pues eso sucede con Luis Alberto González Nieto, alías El Tato, quien a sus 31 años de edad ya ha pasado a lo largo de diez años por 12 cárceles del Estado de México, acusado de cinco delitos y hasta el momento gracias a una serie de amparos no ha recibido ninguna sentencia ni había podido ser trasladado a un penal federal, ah, y además, existe una orden de aprehensión en su contra en la Ciudad de México.

El Tato, quien ha causado terror en los penales de Neza-Bordo y Chiconautla, fue evidenciado en días pasados por medio de videos cuando torturaba, quemaba y extorsionaba a reos, e incluso organizaba peleas en presencia de custodios del penal Neza-Bordo, finalmente y gracias a la disposición legal de que en casos necesarios para garantizar la gobernabilidad del centro de reclusión, ya fue reubicado en el Penal Federal Numero 14 de Gómez Palacio Durango, para ser internado en un lugar especial para secuestradores.

Son varias las dudas acerca de este delincuente quien ejecutó varias acciones, presuntamente prohibidas en los penales. Por ejemplo, cómo pudo tener acceso a teléfonos celulares para grabar las torturas a los otros internos, para luego enviar a los familiares de los afectados esas imágenes para extorsionarlos, cómo pudo tener acceso a recursos para aplicar corriente eléctrica como forma de tortura, entre otras interrogantes sin respuesta.

Porque para ejecutar este tipo de actividades necesitó de la complicidad no solo de los custodios sino de los directivos de los penales, pero hasta el momento no se conoce de alguna acción legal, vamos, ni siquiera una investigación para deslindar responsabilidades.

Es necesario investigar a fondo y sancionar estas complicidades, porque pueden existir otros Tatos que permanecen sin darse a conocer, pero que no deben ser soportados, ya que de lo contrario la justicia será solamente un propósito inacabado y un término sin valor real.

Gato de Barrio

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos