Jueves 17 de Agosto del 2017

La Tercera Edad

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


La Tercera Edad
Autoestima: imprescindible en las personas de edad   Eleazar Trejo Orduña   Considerando que la valoración de sí mismo, en todas las edades, en todas partes y en todo tiempo es necesaria para la sobrevivencia, al crear las mejores circunstancias, se debe tomar en cuenta la definición de autoestima como[...]


Compartir esto

Autoestima: imprescindible en las personas de edad

 

Eleazar Trejo Orduña

 

Considerando que la valoración de sí mismo, en todas las edades, en todas partes y en todo tiempo es necesaria para la sobrevivencia, al crear las mejores circunstancias, se debe tomar en cuenta la definición de autoestima como “el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad, además de aprender a querernos y respetarnos, es algo que se construye y reconstruye por dentro”, que al relacionarse con el concepto de imprescindible, se interpreta como necesario y obligatorio y las personas de edad deben tenerlo como pauta.

Entre algunas de las características relevantes de la autoestima en las personas de edad, se tiene la autoestima positiva, aquella que han señalado como “no emplear demasiado tiempo preocupándose por lo que haya ocurrido en el pasado, ni por lo que pueda ocurrir en el futuro”, que en términos simples significa vivir en el presente con la mayor intensidad, lo cual induce a suponer la existencia de un conocimiento de sí mismos, la valoración del esfuerzo realizado durante mucho tiempo y una perspectiva incierta que todos tenemos, que nos ubica en el presente, sin darle importancia al pretérito, ya que lo pasado pasó, mientras que el futuro no existe ni debe orientarse mayor esfuerzo al respecto.

La conciencia de la edad que se debe de tener, debe incluir la idea básica que lo vivido ya pasó, que lo esencial es aprovechar las experiencias y capacidades adquiridas en este largo tiempo y tomar en cuenta que la autoestima es necesaria, al referirse a todo aquello considerado ineludible, que no se puede soslayar, que no puede dejarse al olvido en ningún momento y que la autoestima también motiva, tiene que ser todos los días y a todas horas, más aun cuando se avanza en la edad y es una necesidad en el quehacer cotidiano, como ejercicio de imaginación permanente, que puede desarrollarse en lo esencial con todo aquello que se relaciona con la creatividad y la satisfacción.

La autoestima debe estar presente ante lo avatares y retos de la vida, incluso podría abarcar razones materiales como fondo, esto es tener una motivación en relación con la satisfacción de las necesidades elementales como la alimentación, la vivienda y el vestido. Probablemente es la principal preocupación y ocupación en cualquier edad, pero adquiere la máxima importancia en la edad avanzada. No se deben desconocer las actuales condiciones sociales, que van desde las influencias de la economía global, las crisis financieras, el persistente desempleo y todos aquellos factores que nos afectan permanentemente y que en muchas ocasiones evitan y hasta cancelan nuestra autoestima.

Se tiene como reto lograr la autoestima en la parte mental de nuestro ser, en la parte mental, psicológica y espiritual, que incluye la forma de ver el mundo que nos rodea, que induce a considerar múltiples aspectos de gran importancia, ya que cada persona le da interés y valor a todo aquello que le causa felicidad, que en muchas ocasiones se asocia con los intereses de otros y resulta de nuestro beneficio. Se requiere del convencimiento de nuestras cualidades, en la inteligencia de que lo importante son las virtudes y se pueden intercambiar intereses.

Es necesario reconocer que las personas de edad tienen la capacidad para disfrutar diversas actividades, de acuerdo a su imaginación y condiciones favorables, siempre relacionadas con el conocimiento de sus posibilidades y saber disfrutar de todo aquello que realiza, que va desde el ejercicio físico y todo aquello que favorezca la convivencia con el entorno inmediato.

Así, la autoestima es imprescindible en las personas de edad, necesaria para la sobrevivencia como una forma de persistencia, basada en la valoración de todo aquello que sea una motivación de vida. Sin embargo la autoestima no debe magnificarse porque se vuelve falsa. Pueden existir casos de autoestima que llegan al narcisismo. La autoestima es un sentimiento valorativo de nuestro ser, que con la edad adquiere enorme importancia.

 


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos