miércoles 17 de enero del 2018

MAULLIDOS URBANOS Ley a discusión

Adrián Chavarría Espinosa


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Ley a discusión
La Ley de Seguridad Interior, ya aprobada por la Cámara de Diputados y ahora en terrenos de la Cámara de Senadores para su discusión y eventual aprobación, ha sido objeto de múltiples críticas de diversos sectores sociales y políticos. Inicialmente, precisar, que el propósito de esa ley es regular la[...]


Compartir esto

La Ley de Seguridad Interior, ya aprobada por la Cámara de Diputados y ahora en terrenos de la Cámara de Senadores para su discusión y eventual aprobación, ha sido objeto de múltiples críticas de diversos sectores sociales y políticos.

Inicialmente, precisar, que el propósito de esa ley es regular la intervención de las fuerzas armadas –Ejército y Marina‑, en las labores del combate a la delincuencia organizada, lo cual ya sucede desde 2006, cuando arrancó el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa y, a pesar de haber intentado frenarla con Enrique Peña Nieto, se ha mantenido.

Debe admitirse que los militares no se encuentran preparados para desarrollar funciones de vigilancia y persecución de delincuentes; su función, además de vigilar y defender a la nación de eventuales acciones bélicas extranjeras, es auxiliar a la población en casos de desastre o siniestros, al grado de que sus efectivos desarrollan tareas de apoyo a la población, actividad que no resulta del agrado de los policías.

Según los críticos, con esa legislación lo que se pretende es militarizar al país y que sus acciones sean a conveniencia del presidente de la república, con lo cual se alentaría un régimen represor de movimientos sociales inconformes con las autoridades federales.

En verdad, se requiere de un marco legal que regule esta actividad militar y si actualmente no existe ninguna, creo que la ley propuesta por los diputados puede ser un buen comienzo pues como sucede con todas las legislaciones pueden ser perfectibles, pero también debe reconocerse que este proceso ha sido relegado por los mismos diputados y senadores.

También debe puntualizarse que el México de este Siglo XXI dista mucho de ser el mismo que se vivió a mediados del siglo pasado, cuando el PRI era fundamentalmente el partido en y por el poder, sin contrapesos políticos y con una sociedad más reprimida.

Tan solo en estos momentos ya electorales el PRI ni siquiera tiene garantizado el triunfo de su candidato presidencial el próximo año, además de todas las libertades sociales alcanzadas y afianzadas solamente con una dictadura podrían anularse.

Si en verdad a los grupos inconformes no están de acuerdo en la propuesta legislativa, pues que no solo critiquen también que hagan aportaciones concretas y factibles para regular la actuación de los militares en la seguridad pública.         Un primer paso lo ha dado el presidente al exhortar al Senado a ampliar el diálogo con la sociedad civil para discutir dicho dictamen. Ahora, aprovechar esa oportunidad para mejorar y aprobar es ley sin mayores retrasos.

Gato de Barrio

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos