Martes 26 de Septiembre del 2017

Memoria fotográfica

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Memoria fotográfica
Regalando fotografías   Raymundo D. Hernández Reyes   Aunque parece que la época de dar regalos acaba de terminar este inicio de año y en este momento preciso, es perfecto para plantear qué tan viable y original es dar como obsequio una o varias fotografías durante los próximos cumpleaños o[...]


Compartir esto

Regalando fotografías

 

Raymundo D. Hernández Reyes

 

Aunque parece que la época de dar regalos acaba de terminar este inicio de año y en este momento preciso, es perfecto para plantear qué tan viable y original es dar como obsequio una o varias fotografías durante los próximos cumpleaños o fiestas en las que se quiera agradar o felicitar a alguien.

Creo firmemente que un regalo original con estética, arte y buen gusto siempre puede ser una fotografía. Una fotografía es tan valiosa como cualquier otro obsequio pero adquiere distintos valores cuando quién la regala considera las emociones y sentimientos.

Usualmente, como fotógrafo que soy, me gusta regalar imágenes que espero agraden y sean admiradas casi con la misma intensidad con la que las admiro yo, y es que la idea es encantar a quien las recibe.

Normalmente escojo una de mis mejores imágenes y la someto a un proceso de edición meticuloso, con cuidado extenso y con la máxima calidad posible, para que al imprimirla el resultado sea tal cual deseo. Luego la imprimo en el tamaño que considero adecuado; puede ser pequeño para un portarretrato o una gran ampliación para engalanar una pared.

Procuro normalmente seleccionar, editar, imprimir y elegir el acabado final de la fotografía para que sea exactamente como yo la imagine; puede ser con un marco de madera o aluminio, quizás un acabado con moldura de poliuretano, quizás le venga bien una resina, un laminado especial o quizás simplemente montada en un bastidor simple, que independientemente que tipo de imagen voy a obsequiar se vea con la calidad que personalmente escogí.

Ese tipo de dedicación le da a la fotografía un plus, pues quien va a recibir la fotografía no puede negar que se realizó un esfuerzo y esmero por agradar de la mejor manera.

Los contenidos de las fotos pueden ser muy variados, hay que conocer a la persona para ver que se le puede obsequiar; claro que entre lo más casual encontramos los paisajes, retratos, animales, monumentos, cosas abstractas, personas, objetos, la luna, el mar nubes, etcétera.

Lo importante es saber qué le gusta a esa persona o qué le puede agradar, tal vez evocando un momento o lugar específico.

Recuerdo que alguna vez tomé una foto del Hombre Sol del Cosmovitral de la ciudad de Toluca, me gustó tanto que la edite, le modifique los colores y obtuve como resultado un Hombre Sol entre flamas azules, después la amplié, lamine y monte en un bastidor, luego la lleve al Cosmovitral y se la entregue al director del lugar quien muy gustoso la recibió y la colocó en la parte superior de una pared donde habían más fotografías, ahí se mantuvo por mucho tiempo.

En otra ocasión, por el puro gusto, hice una foto ampliada de las torres del Museo Torres Bicentenario del día en que se inauguró y se iluminó con los colores verde, blanco y rojo, aun se exhibe en una sala recepción de la Secretaría de Educación del Estado de México.

También he regalado amaneceres y atardeceres, álbumes completos de fotografías familiares y profesionales, tengo muchas imágenes para regalar pero también son muchos los gastos que implica entregar una foto de esas dimensiones por ello es que a veces espero un poco entre foto y foto.

Hoy en día tengo una fotografía nocturna del Ángel de la Independencia de la Ciudad de México, iluminada con los colores de la nación francesa, en solidaridad por los hechos ocurridos en noviembre de 2015, me parece una magnifica foto, estoy a punto de ampliarla y seguro después será un digno regalo para alguien.

Este tipo de regalos siempre serán bien recibidos, son arte, son recuerdos, son momentos, sucesos o cosas que uno conserva y hace felices a las personas, así que para este año recomiendo que si quieren obsequiar algo original y diferente, piensen en una o varias fotografías.

Como recomendación final quiero agregar y dejar claro que los fotógrafos vivimos de tomar fotografías, a eso nos dedicamos y eso no significa que vamos por la vida regalando fotos en todo momento, para nada, el regalo de una fotografía es justamente una oportunidad del fotógrafo para vincularse con la gente y es un excelente pretexto para contactar a un profesional de la lente para que nos ayude a hacer la foto como deseamos y así otorgar un excelente regalo.

 


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos