Miércoles 28 de Junio del 2017

Memoria fotográfica


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Memoria fotográfica
Eludiendo las foto-multas   Raymundo D. Hernández Reyes   Las fotografías en algunos casos pueden ser delatoras y causantes de sanciones o polémicas, hay casos específicos en que para algunos son indeseables; por ello la creatividad y el ingenio de algunos sirven para contrarrestar la toma de imágenes. En el[...]


Compartir esto

Memoria fotográfica 2Eludiendo las foto-multas

 

Raymundo D. Hernández Reyes

 

Las fotografías en algunos casos pueden ser delatoras y causantes de sanciones o polémicas, hay casos específicos en que para algunos son indeseables; por ello la creatividad y el ingenio de algunos sirven para contrarrestar la toma de imágenes.

En el Estado de México y el Distrito Federal, gracias a las recientes normas de tránsito y a la colocación de cámaras y radares de tránsito, el tema de conversación recurrente son las fotomultas, algo nuevo para la sociedad mexicana pero que en algunos países como Estados Unidos, Brasil, España, Colombia, Australia y otros más, lleva varios años implementándose.

Las cámaras de tránsito sirven para constatar si un vehículo transgredió una regla de tránsito, como circular a exceso de velocidad, pasarse un semáforo en rojo, invadir el paso de los peatones o alguna otra falta. La foto resultante es analizada y determina el tipo de infracción que se sube al sistema informático, identifica al dueño del vehículo y sus datos generales mediante la placa de circulación.

Un vehículo con infracción no puede ser cumplir con la verificación vehicular porque en el sistema está la foto con su respectiva infracción o infracciones, que necesariamente tiene que pagar para poder cumplir con ese trámite; si un carro no está verificado no puede circular y es objeto de otra sanción, además de que no puede pagar su refrendo y tenencia vehicular, todo funciona en forma encadenada para cumplir con los requisitos de un vehículo en perfecto orden.

Para numerosos conductores las infracciones evidenciadas con fotografías por exceso de velocidad no son justificadas, pues en algunas vías rápidas los límites son de 80 kilómetros por hora máximo, cuando antes de las cámaras, la velocidad constante alcanzaba los 120 kilómetros.

Esta situación ha provocado la viveza de algunos conductores que tratan de eludir de cualquier manera una foto multa o infracción, en las vías rápidas de manera constante los conductores bajan la velocidad hasta el límite permitido cuando detectan los radares y las cámaras, una vez superados exceden nuevamente el límite de velocidad.

Cuando en otros países se implementaron las fotomultas, salieron a la venta casi de manera inmediata unos aerosoles que se rocían sobre la placa, colocándose una capa reflectora de luz que impide la correcta lectura de la placa, las nuevas tecnologías de las cámaras hacen inútil el uso de este spray.

También colocaron sobre las placas, unas láminas de acrílico que distorsionan los números, así las cámaras capturaban imágenes borrosas de las placas haciendo difícil la lectura de las mismas.

Han sido varias las inventivas desarrolladas para tratar de eludir las fotografías que revelan una infracción; en el caso particular de la entidad mexiquense y el Distrito Federal se ha divulgado el uso de placas fantasma, micas que se colocan sobre la placa del vehículo, los números se perciben perfectamente legibles a la vista humana, pero no a las cámaras gracias a una serie de micro lentes que distorsionan la imagen.

Estas placas no son ilícitas en el Distrito Federal, declaró al inició del año el secretario de Seguridad Pública capitalino, Hiram Almeida, ante medios de comunicación pero exhortó a no usarlas pues alentaría a hacer uso nocivo y tal vez delictivo de ellas.

Ante cada invento por evitar las fotografías se desarrolla su contra invento, es decir una forma de contrarrestar los efectos de los espray, las micas reflejantes o los micro lentes; para ello se ha implementado a las cámaras tecnología infrarroja para reducir destellos o alta definición para garantizar la visualización correcta de la imagen.

Otra forma de evitar las fotografías que demuestran faltas al reglamento de tránsito y usan constantemente los automovilistas son las redes sociales, como Facebook y twitter, en las que por medio de mensajes indican la localización de radares y cámaras.

Hay también aplicaciones para dispositivos móviles que advierten de los lugares donde hay cámaras y radares, los usuarios tomas sus respectivas precauciones para no cometer alguna infracción o eluden transitar por esas vías.

Las fotomultas son consecuencia de una infracción, pero más allá de sancionar pretenden fomentar la conducción responsable, no exceder los límites de velocidad, no ignorar los señalamientos viales, acatar el reglamento de tránsito y principalmente pretende evitar accidentes y salvaguardar la integridad de conductores y peatones.

Las medidas preventivas que uno adopte antes de que se ejecute una foto puede ser la diferencia entre estar bien o no estarlo.

Las fotografías no son las protagonistas antagónicas de esta película, que se antoja de terror, tampoco son la causa de una multa o la evidencia de un suceso bochornoso, es el resultado del actuar de cada uno, hagámonos responsables de nuestros actos, actuemos con responsabilidad y no tratemos de desechar o justificar lo injustificable.

Como fotógrafo me parece fabuloso que gracias al uso de la fotografía se pretenda establecer el respeto a las normas de tránsito, finalmente la fotografía tiene muchas aplicaciones entre ellas mejorar la calidad de vida.

 


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos