martes 22 de mayo del 2018

Mentiras sobre los aeropuertos

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Mentiras sobre los aeropuertos
Es lamentable que Andrés Manuel López Obrador desarrolle gran parte de su campaña en dichos que no puede comprobar ni sostener, aunque sus seguidores le crean absolutamente todo y que sus colaboradores cercanos intenten matizar sus diferentes propuestas. Han sido varios los temas en que ha insistido recurrentemente pero sin[...]


Compartir esto

Es lamentable que Andrés Manuel López Obrador desarrolle gran parte de su campaña en dichos que no puede comprobar ni sostener, aunque sus seguidores le crean absolutamente todo y que sus colaboradores cercanos intenten matizar sus diferentes propuestas.

Han sido varios los temas en que ha insistido recurrentemente pero sin precisar los datos, como acusar a La Mafia del Poder de querer obstaculizarlo políticamente, pero a excepción de Carlos Salinas de Gortari, sin precisar quienes más la integran pero queda en el ámbito social como un grupo de personas conspirando contra los mexicanos.

Otro asunto es el relativo a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), proyecto al cual se ha opuesto por considerarlo un nido de corrupción y, en cambio, ha propuesto utilizar la base aérea militar de Santa Lucía, en Tecámac, Estado de México, como el mejor sitio para edificar esa construcción, propuesta que ha sido desechada por múltiples voces.

Para reforzar su propuesta López Obrador ha expresado que un grupo de sus especialistas ya acudieron a Santa Lucía quienes ya prepararon un estudio para demostrar la factibilidad de instalar en ese sitio el NAIM, pero que lo dará a conocer una vez que pasen las elecciones donde ya anticipa su triunfo para poder ser el presidente de México.

Sin embargo la Secretaría de la Defensa Nacional, responsable de esas instalaciones aéreas ya precisó que nadie ha ingresado a ese sitio ni mucho menos se han realizado estudios o proyectos sobre su infraestructura, por lo cual las aseveraciones de López Obrador son falsas.

Además, si tan seguro está de su propuesta pues debería hacer público desde estos momentos ese estudio de factibilidad del NAIM en Santa Lucía, lo cual sin duda le generaría respaldos que en la jornada electoral significarían más votos el próximo 1° de julio, pero no lo hace simplemente porque ese estudio es falso o simplemente no existe.

También se dieron a conocer declaraciones del doctor Bernardo Lisker, director internacional de aviación en el Centro para el Desarrollo de Sistemas Avanzados de Aviación de The MITRE Corporation, institución de investigación sin fines de lucro, que ha descalificado el plan de AMLO y determinó que no es viable.

En resumen uno de los principales puntos de objeción del especialista es que por altura de la Ciudad de México sobre el nivel del mar, a más de tres mil 650 metros, existe un sitio llamado San Mateo Nopala, en Naucalpan, que sería como una puerta por la cual deben pasar los aviones para obtener el ángulo, velocidad y viento necesario para aterrizar en el actual aeropuerto de forma segura en la orográficamente complicada capital mexicana.

Ante ello, los expertos dicen que prácticamente no hay forma de evitarla y en el presunto proyecto de López Obrador, el añadir dos pistas a la base militar a 32 kilómetros del aeropuerto actual haría que los aviones cruzaran ese mismo trayecto en el aire a distancias muy cercanas, no solo congestionando más los cielos sino haciéndolos más peligrosos.

Según Lisker, la base de Santa Lucía opera unas cuantas docenas de vuelos al día, frecuencia tan baja que en no genera riesgos para los vuelos que llegan al aeropuerto de la capital, pero de convertirse en un aeropuerto comercial, el flujo de vuelos sería mucho mayor, elevando el riesgo en los aires en la zona de San Mateo.

Otro punto es el expresado por Miguel Ángel Valero, piloto y expresidente del Colegio de Pilotos Aviadores de México, quien señaló que en el actual proyecto hay una mejora clave: la distancia entre pistas con una separación de 1.7 kilómetros, que les permitirá operar simultáneamente. En Santa Lucía no podrían funcionar así por no existir la distancia requerida entre ellas, quien además recalcó que volar a través de San Mateo es prácticamente obligatorio.

Respecto al plan de López Obrador de dividir vuelos internacionales y nacionales entre los dos aeropuertos, podrían teóricamente funcionar, dijo Lisker, pero sería molesto para las aerolíneas y los pasajeros.

Según el tabasqueño en varias ciudades, como Londres, París, Estocolmo o Berlín tienen sistemas aeroportuarios múltiples, con distancias de hasta más de 100 kilómetros entre ellos, pero la diferencia entre la Ciudad de México y esas otras urbes es la orografía. Aterrizar en Houston o Dallas, es hacerlo en áreas planas que permiten a los pilotos entrar por diversos puntos. La capital del país está rodeada de montañas, por lo que crear una entrada distinta a la actual sería muy complicado.

Lamentablemente en su actual campaña López Obrador se expresa como un experto en todo, donde su palabra es la última y definitiva, donde tanto simples observaciones como severas críticas son ignoradas por no convenir ni a sus discursos ni a sus intereses-

Ahora, además de oponerse con los involucrados en la construcción del NAIM, López Obrador ya inició otro enfrentamiento, más abierto y agresivo, con los empresarios, pero sin duda no será el último antes de las elecciones. De seguir así y en caso de ganar, comenzará su administración con diversos enfrentamientos, lo cual sin duda perjudicará a toda la nación.

 

Adrián Chavarría Espinosa

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos