lunes 16 de julio del 2018

ALEBRIJES EN CUADRATINES Nuevo líder en Cuba pero sin cambios

Adrian Chavarria Espinosa


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Nuevo líder en Cuba pero sin cambios
Finalmente, a unos meses de que se cumplieran seis décadas de que los hermanos Fidel y Raúl Castro compartieran el poder en Cuba, fue designado el ingeniero mecánico Miguel Díaz-Canel como el próximo presidente. Ahora los cubanos, quienes a lo largo de 60 años se han acostumbrado a un mando[...]


Compartir esto

Finalmente, a unos meses de que se cumplieran seis décadas de que los hermanos Fidel y Raúl Castro compartieran el poder en Cuba, fue designado el ingeniero mecánico Miguel Díaz-Canel como el próximo presidente.

Ahora los cubanos, quienes a lo largo de 60 años se han acostumbrado a un mando fuerte y centralizado, verán repartido formalmente el poder entre el partido comunista, que será encabezado por Raúl Castro por lo menos hasta el 2021, donde el segundo al mando será José Ramón Machado Ventura, de 87 años, quien a pesar de haber fungido como vicepresidente no fue incluido como candidato a repetir en ese cargo.

En el gobierno central podría considerarse la transición del poder como un cambio generacional a medias, ya que en la administración encabezada por el citado Díaz-Canel no resulta ser más joven; mientras el nuevo mandatario apenas cumplió el pasado viernes 58 años, el primer vicepresidente Salvador Valdés Mesa, tiene 72 años; los cuatro vicepresidentes son la contralora general de la República, Gladys Bejerano, de 71 años; el titular de Salud Pública, doctor Roberto Morales Ojeda, de 50 años; la ingeniera Inés María Chapman, de 52 años, jefa del Instituto de Recursos Hidráulicos; y Beatriz Johnson, 48, presidente del gobierno en Santiago de Cuba.

Entonces se puede deducir que mientras los viejos mandos se resisten a salir totalmente de los puestos estratégicos, quienes son de menor edad no pueden ser considerados como personas jóvenes ya que una de ellas es apenas menor a los 50 años de edad. Está el caso de Esteban Lazo, titular de la Asamblea Nacional, quien tiene 74 años y ya fue ratificado, aunque se especulaba que sería sustituido por razones de salud.

¿Cómo interpretar esta situación? Pues que inicialmente no se deben esperar grandes cambios políticos, económicos y sociales, ya que permanecen miembros de la vieja guardia, quienes se han mostrado leales a los hermanos Castro y coinciden en las estrategias desarrolladas en las últimas décadas, razón por la cual han logrado no solo colocarse en esas posiciones, sino además mantenerlas y defenderlas.

En el caso de los más jóvenes, si se considera que el nuevo mandatario tiene 58 años, significa que deben ser considerados como hijos de la Revolución, es decir que solamente conocen y defiendan el único sistema de vida que conocen y el cual se les ha inculcado, razón por la cual resulta difícil pensar que tengan pensado a corto plazo ejecutar cambios sensibles.

Ahora, ¿cuáles son los retos que deberá enfrentar y atender el nuevo presidente Dïaz-Canel? Uno de los principales será enfrentar a Donald Trump, presidente de Estados Unidos, quien a su llegada a la Casa Blanca anuló todos los avances y acercamientos logrados por su antecesor Barack Obama generándose un clima de franca confrontación política.

Pero al interior de la isla también se registran una serie de problemas que deben ser atendidos no solo de la forma más rápida sino también eficazmente posible, donde destaca reactivar su economía la cual creció apenas 1.6% en 2017, con el agravante de que se mantiene altamente dependiente de las importaciones y de la ayuda otorgada por Venezuela, nación aliada que tampoco atraviesa por un momento positivo.

Otras tareas urgentes son unificar las dos monedas nacionales que circulan en el mercado, eliminar las tasas de cambio preferenciales para empresas estatales, la cuales son mayoría en la isla, situaciones que distorsionan sus índices económicos.

Un factor externo por considerar es el representado por los exiliados cubanos residentes en Miami, quienes en general calificaron de pantomima el relevo de políticos de los hermanos Castro, al rechazar que el cambio en el poder haya sido producto de unas elecciones libres, ya que el único partido existente es el Comunista, critica a la cual se sumó la Organización de Estados Americanos.

En fin, para muchos el cambio político en la isla tenía que suceder tarde o temprano, ahora esperar a ver cómo responden sus nuevas autoridades. Repito, por el momento no se pueden esperar grandes o relevantes cambios, éstos tendrán que suceder no solo por las condiciones al interior de Cuba, sino también a circunstancias externas como por ejemplo sería lo que suceda en Venezuela, donde su crisis interna provocará cambios con sus aliados, en particular con Cuba.

Ahora resta esperar cómo evoluciona Cuba sin la presencia abierta de Fidel y Raúl Castro, además de cómo preparará a sus futuros cuadros que, en mediano plazo, deberán remplazar a los vigentes y saber si perdurará o no el socialismo impuesto hace casi sesenta años o cómo evolucionará en comparación con Rusia y China, naciones que hace años dejaron esa ideología.

 

Adrián Chavarría Espinosa

ache57@yahoo.com.mx


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos