lunes 18 de diciembre del 2017

MEMORIA FOTOGRÁFICA Obsesión por la fotografía

Raymundo D. Hernández Reyes


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Obsesión por la fotografía
  Dicen que yo soy un obsesionado de la fotografía, y me parece que tienen razón pero sin lugar a dudas hay quienes tienen en la mente todo el tiempo la fotografía, piensan, respiran y viven fotografía; crecí en un entorno fotográfico, me desarrolle revelando e imprimiendo y vivo de[...]


Compartir esto

 

Dicen que yo soy un obsesionado de la fotografía, y me parece que tienen razón pero sin lugar a dudas hay quienes tienen en la mente todo el tiempo la fotografía, piensan, respiran y viven fotografía; crecí en un entorno fotográfico, me desarrolle revelando e imprimiendo y vivo de la fotografía, entonces, creo, es entendible mi situación, pero más allá de la foto veo una vida con otros temas que giran a mi alrededor aunque sin duda hay obsesionados de tema que nos ilustraron y dejaron referencias dignas de tomar en cuenta.

Hace cuarenta años, en 1977 Susan Sontang, la famosa escritora norteamericana, escribió que su obsesión fotográfica devino a partir de la omnipresencia de las imágenes fotográficas y los problemas estéticos y morales que eso causaba, esa reflexión la llevó a otra y otra reflexión, como una laberinto de ideas que desembocaron en varios ensayos, textos sobre el significado y la trayectoria de las imágenes fotográficas.

Todos esos pensamientos y reflexiones los publicó poco a poco en “The New York Review of Books” una revista bimestral cultural y literaria, luego los recopiló y conformó en lo que fue su ensayo: “Sobre la fotografía”, donde explica precisamente sus reflexiones sobre la fotografía.

En ese ensayo, en principio, aclara la importancia de la fotografía y señala con precisión la importancia que como documento significa, el poder que hasta ese entonces pasada la mitad del siglo XX tenía o parecía tener, la influencia de la misma en el mundo y la aparente incitación de almacenamiento, el almacenamiento del mundo a través de las imágenes, a través de la fotografía.

Habla también del fotógrafo y del sujeto que con su cámara polaroid o Kodak, intenta mostrar al mundo una realidad, que no es otra cosa que “su” realidad, alterada o selectiva, montada o estructurada pero que puede pasar como una prueba irrefutable de que algo pasó o se capturó y queda como evidencia de que existe o existió algo semejante a lo que está en la imagen.

Los pensamientos de Susan respecto a la fotografía fueron profundos y ahondo conforme le venían las ideas, unas tras otras, por eso no duda en escribir que las fotografías son una interpretación de los fotógrafos cuando deciden la apariencia de una imagen o prefieren una toma de otra, un fotograma de otro.

También escribe sobre el arte fotográfico, lo desmenuza argumentando que en un principio era arte por ser exclusivo de unos cuantos y cuando se industrializó la fotografía, el arte fotográfico también alcanzó su plenitud, pero que se transformó en una diversión y en un rito que la llevó a ser un instrumento de poder, distante del arte.

Y en ese entonces Susan ya hablaba de la experiencia del fotógrafo común, el ordinario, el que llevase una cámara al hombro, cuando al realizar viajes siente esa necesidad de querer registrar todo con la cámara fotográfica, quizás como un proceso autómata, como una necesidad de sustituir la actividad laboral por la actividad fotográfica, mitigar esa ansiedad que se genera a partir de inactividad y lo recurrente era fotografiar.

En ese sentido, sin darse cuenta que años después se devendría una revolución fotográfica, la escritora apasionada del tema, plasmó ahí en ese ensayo un hecho reiterativo que después con el surgimiento de las cámaras fotográficas en los teléfonos celulares, revivió esa necesidad de querer fotografiar todo en todo momento.

Es exactamente su obsesión por la fotografía, la que hace que Susan Sontag escriba sobre el tema una y otra vez, dándole vueltas desde todos los puntos de vista posibles y regresando constantemente a los principios, a las bases; es su ensayo “Sobre la Fotografía” una referencia puntual para quienes se apasionan por el tema hasta perderse plácidamente en está hondonada fotográfica.

Raymundo D. Hernández Reyes

[email protected]


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos