lunes 18 de diciembre del 2017

Tina Modotti y el poema de Pablo Neruda

Creditos:


Categoria: Opinión

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Tina Modotti y el poema de Pablo Neruda
Raymundo D. Hernández Reyes [email protected]   Cuando la literatura y la fotografía se conjuntan, el resultado puede ser poético, y precisamente eso pasó el día que Pablo Neruda acarició con sus versos a Tina Modotti, un poema con métrica y rima que la vanaglorió ante los diversos rumores de su[...]


Compartir esto

Raymundo D. Hernández Reyes

[email protected]

 

Cuando la literatura y la fotografía se conjuntan, el resultado puede ser poético, y precisamente eso pasó el día que Pablo Neruda acarició con sus versos a Tina Modotti, un poema con métrica y rima que la vanaglorió ante los diversos rumores de su muerte.

En el marco de la conmemoración del aniversario número 120 del nacimiento de la famosa fotógrafa y activista revolucionaria, Assunta Adelaide Luigia Modotti mejor conocida como Tina Modotti, la recordamos por sus importantes aportaciones fotográficas con su variedad de estilos en los que destacó el surrealismo y las cotidianidades del México post revolucionario.

Tina Modotti nació el 16 de agosto de 1896, fue una linda chica italiana de familia de escasos recursos, su padre emigró a los Estados Unidos por lo que desde muy joven tuvo que abandonar la escuela para ayudar en la economía familiar, trabajó con un tío que tenía un estudio fotográfico, ahí tuvo su primer acercamiento con la fotografía.

Después alcanzó a su padre en Estados Unidos y ahí se convirtió en modelo, actriz y cantante. Poseía una belleza abstracta, de cara fina, pelo abundante, cejas alicaídas, ojos tristes y labios pequeños pero bien delineados. Se casó con un poeta canadiense conocido como Robo, se fueron a vivir a los Ángeles California, y ahí tuvo acercamientos con artistas e intelectuales, incluso fue actriz de cine en Hollywood; en ese periodo conoció al famoso fotógrafo Edward Weston.

Modotti modeló para Edward Weston en varias sesiones fotográficas, los resultados fueron estéticos desnudos y retratos de la italiana que no solo posaba sino que continuaba aprendiendo de fotografía, ella misma comenzó a hacer fotografías con sentido estético de Weston.

En 1923 llegó a México y fotografió diferentes aspectos del México de la época, hombres y mujeres en su realismo documental, sombreros, martillos, manos, calles, lactantes, guitarras, magueyes, alcatraces, nopales, trabajadores y su famosísima fotografía: Rosas, que en una subasta en la década de los noventa alcanzó un costo de más de ciento cincuenta mil dólares.

Pero su gran reto fotográfico se puso a prueba cuando tuvo que fotografiar eventos políticos, públicos, sociales que se presentaban en México. A finales de la década de los veinte, Modotti ya no estaba con Weston, había adquirido ideología comunista y sus vínculos sentimentales e ideológicos se fueron por esa vertiente. Se relacionó sentimentalmente con el socialista mexicano Xavier Guerrero y posteriormente con Julio Antonio Mella, un cubano socialista y revolucionario exiliado en México.

Sus amigos y círculo cercano en esos momentos fueron intelectuales, escritores, poetas, muralistas, periodistas e ideológicamente se unió al partido comunista, estaba tomando un camino con ideas vanguardistas y absolutamente revolucionarias.

A Julio Mella, lo asesinaron cuando caminaba con Tina Modotti por una calle de México. Tina vio todo y fotografío a Julio muerto, desde diversos ángulos, con sangre fría dicen algunos historiadores. Las fotografías aparecieron en diversos periódicos y la policía culpó a Tina, necesitaban un culpable y ella lo fue, pero dos testigos y Diego Rivera con su declaración y peso político la salvaron de la cárcel.

Tina fotografío unos meses más, entre esas fotografías hay una de Diego y Frida que encabezan la manifestación del primero de mayo de 1929, realizó una exposición fotográfica en la Biblioteca Nacional de México. Ese mismo año Tina fue expulsada de México por su ideología y otras acusaciones políticas.

Antes de irse, le regalo fotos, accesorios y una cámara fotográfica a un joven mexicano que empezaba a hacer fotografías y después se convertiría en un destacado y famoso fotógrafo mexicano, Manuel Álvarez Bravo.

Tina Modotti siguió haciendo algunas fotos en Alemania y luego en Rusia, bajo el mismo estilo que fotografío en México. Una de las últimas fotos que se considera tomó, es de unos niños en una manifestación nazi. Su interés ideológico se antepuso a su interés fotográfico y se dedicó más a cuestiones de política y ayuda a exiliados.

Regresó a México sólo para morir, en la noche del 5 de enero de 1942 al interior de un taxi sufrió un ataque al corazón. Las especulaciones políticas no faltaron en torno a su muerte y fue ahí en ese momento que para acallar a todos los parlanchines, el poeta Pablo Neruda escribió sobre su lápida en el panteón Dolores el poema:

Tina Modotti, hermana, no duermes, no, no duermes. Tal vez tu corazón oye crecer la rosa de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa. Descalza dulcemente hermana. Puro es tu dulce nombre, pura es tu frágil vida. De abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma, de acero, línea, polen se construyó tu férrea, tu delgada estructura.

A tina le hubiera gustado hacer las fotos de su propio funeral, de su tumba grabada con tan hermosas palabras, le hubiera gustado ser ella quien con sus imágenes informara su infortunio, porque su mayor interés siempre fue la gente, los que amó y los que la amaron.


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos