martes 24 de abril del 2018

Desarrollan sistema de vigilancia epidemiológica para cultivo de café

Creditos:


Categoria: Salud y Hogar

Tamaño del texto

 Ejemplo 
Escuchar esta nota


Desarrollan sistema de vigilancia epidemiológica para cultivo de café
De acuerdo con información vertida en el documento “Panorama agroalimentario, Café 2016”, elaborado por Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), la cafeticultura representa una actividad fundamental en el sector agrícola mexicano. Al respecto, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), explica a través de[...]


Compartir esto

Ciudad de México, viernes 12 de enero del 2018.-

De acuerdo con información vertida en el documento “Panorama agroalimentario, Café 2016”, elaborado por Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), la cafeticultura representa una actividad fundamental en el sector agrícola mexicano.

Al respecto, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), explica a través de la Carpeta de Difusión de la Convención Internacional del Café México 2015 que la producción de café es un importante generador de divisas y fuentes de empleo.

El objetivo, cita el texto, es llegar a 4.5 millones de sacos (de 60 kilogramos) en el ciclo 2018-2019. Para lograrlo, entre las acciones implementadas se encuentra el trabajo coordinado con el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para obtener granos resistentes a la roya, enfermedad causada por un hongo (Hemileia vastatrix) que genera pérdidas estimadas en 30 por ciento de las cosechas en América Latina.

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cómo surge este sistema?

Gustavo Mora Aguilera (GMA): A partir de 2004 se empieza a gestar una adición al modelo mexicano de sanidad vegetal, que básicamente consistía en incorporar la vigilancia epidemiológica como modelo de planeación y operación para prevención de brotes epidémicos en cultivos agrícolas.

IC: ¿Cuáles fueron los primeros pasos que se dieron a partir de esa vinculación?

GMA: El primer paso fue conformar un comité de soporte científico ad hoc, integrado por personal implicado con temas fitosanitarios y de epidemiología, a partir de esa formalización, el gobierno federal realizó diversas acciones y el primer paso fue el desarrollo conceptual del modelo de vigilancia epidemiológica.

Eso implicó que un grupo de investigadores de tres instituciones, el INIFAP, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y el Colegio de Postgraduados, realizaran estudios documentales e incluso un viaje a Europa y Estados Unidos para conocer si existían modelos con este enfoque operando en otras regiones y sus características.

En esta segunda etapa, la de implementación, hubo concurrencia de varias instituciones y se desarrollaron varias tareas de investigación aplicada en paralelo. Debo precisar que el área de sanidad vegetal es muy dinámica y no cuenta con los tiempos de la investigación convencional, donde los resultados de un proyecto pueden tomar dos o tres años; aquí se desarrolló todo el modelo apoyándose de proyectos paralelos expeditos.

En esta etapa identificamos que un modelo de vigilancia epidemiológica debería contar de manera permanente con soporte de investigación, de tal manera que el gobierno federal tendría que mantener un vínculo con instituciones educativas y científicas a fin de garantizar la efectividad y el carácter vanguardista del modelo.

En esa etapa, mi laboratorio tuvo a cargo el desarrollo de diversos métodos cuantitativos. Varios instrumentos los desarrollamos en formato MS Excel, explotando sus módulos de programación, porque es una herramienta comprensible y accesible para los técnicos de los Comités Estatales de Sanidad Vegetal del país.

AIC: ¿Qué otras funciones cumple la parte de desarrollo científico?

GMA: Soy epidemiólogo y siempre trabajé bajo los lineamientos de la epidemiología clásica, pero a partir de la vigilancia epidemiológica hemos requerido nuevos paradigmas, por ejemplo, romper con estudios parcelarios restrictivos. Los retos han sido muy grandes, lo que nos ha obligado a desarrollar enfoques innovadores bajo una nueva frontera que ha dado forma a lo que llamamos epidemiología regional; estamos siendo pioneros en este campo.

AIC: ¿Cuáles fueron los principales retos tecnológicos que supuso el desarrollo de este sistema?

GMA: Este sistema fue diseñado para la prevención y manejo de riesgos, optando por el uso y generación de tecnología de vanguardia debido a que está pensado para que sea sustentable y eventualmente sea adoptado por el sector productivo, o sea el gobierno federal, quien determine mantenerlo en operación bajo su supervisión, en favor del sector cafeticultor.

En este caso, los mayores retos han sido la estandarización, calidad, gestión y análisis de una gran cantidad de datos, los cuales son heterogéneos en su composición, frecuencia y dimensiones, lo que implicó el desarrollo de bases de datos eficientes, una sofisticada programación web, desarrollo de varias aplicaciones para dispositivos móviles y, finalmente, el desarrollo de algoritmos automatizados para la generación de alertas a diferentes intervalos de tiempo.

Agencia Informativa Conacyt


   

Deja un comentario. Tu opinión es importante


Cápsulas destacadas

Tendencias

Ver más tendencias »

Deportes

Nacionales

Espectáculos